miércoles, 1 de abril de 2009

ALMA : UNA PARTE DEL ABSOLUTO (2ª parte)


El descubrimiento que a continuación detallamos, si se hubiese realizado hace unos años, seguramente habría sido mantenido en secreto. Pero actualmente ya no es tan sorprendente.

En los iconos y cuadros de los famosos pintores, los santos aparecen con un nimbo encima de sus cabezas. Hoy lo llamaríamos el aura. En las pantallas de los últimos aparatos electrónicos, que la ciencia ha podido descubrir, se lo puede ver alrededor de cualquier persona.

En el laboratorio de biolocalización, que antes pertenecía al Instituto Ruso de minerología, geoquímica y cristalografía, se obtuvieron no solo las imágenes, sino también las fotos del pensamiento y del alma del ser humano. Los investigadores llegaron a la conclusión de que el pensamiento humano, nacido en el cerebro, puede alejarse del cuerpo y viajar en el tiempo. Los experimentos realizados, testifican que la materia “sutil” no es mas que la envoltura del pensamiento, la misma esta formada por una partículas elementales, extraligeras llamadas microleptonos.

Precisamente las concentraciones de estas partículas (campo de ondas leptónicas) pueden ser percibidas por personas extrasensoriales. Puede ser que de allí venga la capacidad mística de los videntes, que pueden encontrar a personas desaparecidas así como por ejemplo yacimientos minerales.

La información sobre los microleptonos se puede, no solo captar sino transmitir a cualquier distancia. Un generador especialmente hecho para estos fines, puede mandar la información al enfermo, de la medicina que esta colocada en el, y es capaz de hacer que desaparezca el dolor en su corazón, actuando como si la medicina o una inyección se le dieran personalmente. Una planta medicinal colocada en dicho generador, al igual que la medicina, también da un efecto positivo en el enfermo que se encuentra a distancia. Por fin, con la ayuda del generador se puede curar por la foto. Una foto se introduce en el aparato, y la persona de esta foto, donde quiera que esté recibirá la información curativa.

No hay ninguna mística. El fenómeno se explica de la manera siguiente: la imagen se une con la persona por unos hilos extra finos, de los microleptonos extra ligeros. Se ha podido comprobar por los experimentos y cálculos teóricos realizados, que hay mas de cien de estos tipos de microleptonos extra ligeros.

¡Y la parte más increíble de esta información es que nuestro cuerpo de materia sutil es inmortal¡. Gracias a esta inmortalidad, el Espíritu tiene capacidad de vivir muchas vidas. “Los Cuadros” parecidos a las holografías, conservan esta información en el campo microleptónico que rodea a cualquier ser humano. De ahí se explican las capacidades que tienen los videntes. Por ejemplo, como era la vidente Búlgara Vanga que podía conectarse con el campo microleptónico y percibirlo visualmente, estando en un estado de conciencia determinado.

Así que nuestra vida no comienza con el nacimiento y no termina con la muerte. Nuestra vida es eterna, solo se cambian periódicamente los cuerpos físicos. He aquí una de las sensaciones de los años 70. Elene Marcard de 12 años de Berlín Oeste tuvo un traumatismo cerebral muy fuerte. Después de volver en sí, empezó a hablar en italiano sin conocerlo. Ella insistía que se llamaba Rosetta Kastelliane, que había nacido en Italia en 1887 y había muerto allí mismo en 1917. Viajaron a Italia y la llevaron a la dirección indicada por ella, resultó que allí vivía la hija de Rosetta que ya había muerto. Al verla Elene de 12 años dijo: “Es mi hija Fransa” indicando a una viejecita.

Aun quedan muchísimas preguntas a las que tienen que contestar los científicos. Por ejemplo, ¿Por qué precisamente solo los niños recuerdan cosas sobre sus vidas pasadas, y los mayores excepcionalmente en los casos de traumatismo cerebral? ¿Cómo se produce la transmigración del alma y cuantas vidas tenemos de reserva? Hace poco, en Rusia fue creada La Comisión para estudiar sobre los problemas del intercambio energético-informativo en la naturaleza, encabezada por el académico V.Kaznacheev. Ahora queda esperar los primeros resultados de sus investigaciones.

En respuesta a las preguntas anteriores, según nuestra impresión, el motivo por el que los niños son los únicos que recuerdan sus vidas anteriores, son los mismos por los que muchas veces los sorprendemos en su cuarto jugando y hablando con “sus amiguitos”, los cuales a todas luces son invisibles para nosotros. Este motivo no es otro que debido a su temprana edad, todavía no han sido “contaminados” por los condicionamientos de la sociedad preestablecida. Su estructura energética, sus campos energéticos informativos están al 100 por 100 de sensibilidad y de conexión. Los condicionamientos que tenemos en este mundo, poco a poco les va a ir cubriendo con una “coraza” que les va a impedir, como a todos los seres adultos, la conexión de su energético con los campos de información (campos de torsión).

Lo mismo puede suceder con aquellas personas adultas que hayan tenido un traumatismo craneoencefálico, ya que al producirse el traumatismo se ha liberado gran cantidad de energía de nuestro cerebro, dando lugar a que la misma “venza a esa coraza” de la cual nos vamos recubriendo poco a poco a medida que crecemos y que como anteriormente decimos, nos impide ponernos en contacto con los campos de información energéticos.

Referente a cuantas vidas tenemos de reserva, eso va ir directamente en función de la evolución del Ser inmortal, el Espíritu, de cada uno de nosotros, que un día salió del Sumo Hacedor (Dios), y en el transcurso de los tiempos (miles de reencarnaciones) regresaremos a Él. El tiempo y la cantidad de vidas que necesitemos para aprender, irá en función del aprovechamiento que hagamos de las enseñanzas que adquirimos vida tras vida.

Tal vez, en un futuro próximo, si logramos elevar nuestras vibraciones a través de nuestra consciencia, el ser humano pueda contactar con esos campos de información donde esta grabada toda La Creación: pasado, presente y futuro y que nuestro organismo a través del subconsciente “pasado”, consciente “presente” y supraconsciente “futuro” pueda tener acceso a toda la información que existe.

Referente a la transmigración del Alma, aquí hay que distinguir entre lo que es Alma y Espíritu, ya que mucha gente confunde estas dos estructuras. El Espíritu es el que trasmigra después de su última reencarnación, llevando consigo todas las enseñanzas y vivencias; y que van a ser utilizadas en posteriores reencarnaciones. El Alma, sin embargo, es una estructura que muere a los pocos días de la muerte del cuerpo físico y que este último utiliza para grabar todas sus vivencias de la última vida. Cada vez que el Espíritu se reencarna al nacer el nuevo cuerpo físico, nace también una nueva Alma que por su función de doble etérico o doble físico es el que nos va a servir de puente, entre el cuerpo físico y los cuerpos superiores, nutriéndonos de las energías que proceden de dichos cuerpos.

El Ser, que está compuesto por varios cuerpos y de los cuales el más burdo es el cuerpo físico, en el momento de la muerte libera las energías de los cuerpos sutiles junto con los mismos. Es indudable, que debido a la diferencia de vibración entre los cuerpos, cada uno se vaya a ubicar en el lugar que según su vibración le permite, dentro del espectro en un mundo paralelo, más sutil que en el que vivimos. Pero entiendo que el lugar donde van a ubicarse: el cuerpo emocional, el mental y el espiritual, que es lo que conforma el Espíritu, serán diferentes entre sí, aunque estén ínter conexionados, ya que cada uno de ellos es diferente en sutileza y vibración.

Hasta hace poco tiempo, la ciencia oficial, obstinadamente, negaba la existencia del campo bioenergético en los organismos vivos, pero ahora su existencia material es comprobada por aparatos especiales. Está comprobado, que cada organismo vivo tiene un campo energético dinámico, en comparación con los campos estáticos de los objetos “muertos”. La aplicación de ciertos métodos (el método de Kirlian) permite no solo registrar las ondas emitidas por los organismos vivos, sino también teniendo alguna parte de este organismo reconstruir su forma completa. Por ejemplo, teniendo una parte pequeña de la hoja del árbol, se puede construir la forma de la hoja completa.

En la literatura sobre el ocultismo y yoga, ya hace tiempo se habla de que el ser humano, además del cuerpo material (físico) también tiene cuerpos sutiles, por ejemplo el astral, que es una envoltura de ondas del ser humano.

Durante varios milenios el hombre, para curar muchas enfermedades, utilizaba la acupuntura. Lo que no permitía estudiarla seriamente, era que la medicina oficial consideraba la acupuntura como charlatanismo, aunque en los países del oriente este método de sanación se utiliza ampliamente desde hace siglos.

Solo en el año 1967, gracias a las investigaciones de laboratorio, fueron descubiertos los canales de acupuntura. Puede que sean los mismos canales “Nadis” de los que habla el Yoga. Estos canales no son visibles, fueron descubiertos con ayuda de un microscopio superpotente, por esos no queda ninguna duda de que estos canales son materiales. A este respecto, los científicos franceses realizaron un experimento muy interesante: en un punto de acupuntura en el cuerpo del ser humano, introdujeron un preparado de tecnecio. El preparado se desplazo dentro del cuerpo sin entrar en los sistemas sanguíneo, linfático y nervioso, a lo largo de los canales de acupuntura o nadis. Los científicos estaban sorprendidos: ¿Qué había ocurrido?.

Si estudiamos el problema desde el punto de vista de la radiofísica, se puede suponer, que los nadis o canales de acupuntura son un sistema de conductos de ondas dieléctricas, que unen el cerebro humano con órganos internos del cuerpo físico. A lo largo de ellos pasan, por ejemplo, las ondas magnéticas y posiblemente otras ondas de energía aún desconocidas por la ciencia. Con toda seguridad, estos canales son los transportadores del preparado (tecnecio) que se introdujo en el punto de acupuntura. El preparado se transportó por los canales en direcciones estrictamente determinadas, lo que lleva a la siguiente suposición: el sistema de acupuntura es una parte inseparable del esqueleto del cuerpo astral. Los canales de acupuntura ya no son un mito, las ondas que emite el ser humano (sobre todo alguno de ellos) pueden captarse por los aparatos: ciertamente, el ser humano tiene un cuerpo astral y es material.

Se puede preguntar si el ser humano tiene cuerpo astral, para que sirve y como se puede utilizar. Según la teoría yoga, el cuerpo astral tiene chakras, son 144 y se encuentran en el cuerpo físico del ser humano, en los lugares donde hay gran concentración de vasos linfáticos y filamentos nerviosos. Añadimos que para la formación de los chakras, se necesitan los canales de acupuntura o nadis de energía ya que por estos últimos fluye la energía procedente de los chakras y nos llega al cuerpo físico.

Si hablamos en términos radiofísicos, en el caso de los chakras tenemos lo siguiente: la sangre contiene la hemoglobina, es decir el sistema sanguíneo es una fuente de metal. La fuente de la corriente eléctrica son las membranas de las células de los tejidos, estimuladas por los impulsos nerviosos. El sistema linfático es un sistema muy original de enfriamiento. En cuanto a los canales, a través de ellos se transmiten ondas magnéticas. Es evidente que somos una formación, se puede cumplir el papel de antena de espejo o de lente y en este caso el sistema nervioso sirve como modulador o de modulador de ondas emitidas por esta formación. Según su deseo, el ser humano puede recibir o emitir, a través de los chakras, las ondas eléctricas, magnéticas, electromagnéticas, acústicas y ultrasonoras, con una amplitud muy amplia de las frecuencias. Dicha frecuencia, va a ir en función de la evolución de la conciencia de cada ser humano, ya que a través de dicha evolución podemos vibrar en frecuencias muchísimo más amplias.

Puede parecer a primera vista que todo es simple, sin embargo no es así. Detrás de la simplicidad aparente, probablemente, se esconde el campo bioenergético, tratado por muchos científicos como un juego determinado de ondas conocidas por la ciencia moderna. Lo principal consiste, en que cada célula del cuerpo humano es un organismo muy complejo, es un universo entero con su intelecto. A la vez, los órganos interiores de nuestro cuerpo, también poseen intelecto. Y si la voluntad del hombre es dirigida hacia lo incorrecto, el organismo, obedeciendo al intelecto, puede negarse a cumplir la orden dada por su consciente. Por lo tanto, el hombre obra según su evolución de conciencia.

Desde hace tiempo, los yoguis están desarrollando su cuerpo astral, siguiendo una metodología determinada en la preparación física, pero lo más importante, es que trabajan mucho con su consciente, limpiándolo de todo lo “oscuro”. Ellos utilizan, por ejemplo, unas posturas (asanas) y meditaciones determinadas. Los yoguis aprenden a “abrir” sus chakras, imaginándolos como flores de loto, con determinada cantidad de pétalos en cada uno. En este caso, el cuerpo astral permite conocer el mundo más profundamente que con los órganos habituales.

Los yoguis de un rango superior, incluso pueden separa su cuerpo físico de su cuerpo astral, y al pasar su conciencia al cuerpo astral pueden viajar donde quieran, conociendo el universo entero.

Nuestra apreciación personal, es que el Ser humano, a parte del físico posee otros cuerpos sutiles:

  • Cuerpo etérico ó doble físico ó Alma
  • Cuerpo emocional ó astra
  • Cuerpo mental
  • Cuerpo espiritual o causal

Estos tres últimos, dentro de la estructura del ESPIRITU.

Resumiendo el Ser esta formado de CUERPO, ALMA Y ESPIRITU.

Muchos no creen en la existencia del Alma, aunque muchas veces se quejan: “me duele el Alma”. Cuando uno dice le duele el Alma, el mismo, sin darse cuenta pone la mano en el corazón, es decir en el Anahata Chakra. El refrán dice: si se despierta “la nota” necesaria en el ser humano, su Alma responderá con una melodía maravillosa. Ella cantará.

Los médicos siguen negando la existencia del Alma, diciendo que al abrir los cadáveres no encuentran nada. Pero preguntamos: ¿Por qué el Alma necesariamente debe tener la envoltura material, en forma de algún órgano interior en el cuerpo físico? También puede ser que Ella sea de origen ondular o de alguna forma de materia, sobre la cual la ciencia ni sospecha, es decir vive y se desarrolla según leyes totalmente diferentes. Por ejemplo, los yoguis dicen que ven el Alma, que ella tiene una forma determinada e inclusive un color determinado.

Habitualmente se considera que el intelecto humano, se encuentra en el cerebro y que el ser humano piensa solo con el. Pero vamos a hacer un poco de crítica: ¿Cómo puede pensar un órgano que solo tiene tres tipos de células, aunque en gran cantidad y con un número muy alto (10 a la cuarenta potencia) de posibles variantes en combinaciones entre ellos?

Si hablamos sobre el pensamiento, desde el punto de vista del “tecnócrata”, comparado con el ordenador, el cerebro humano es como una máquina computadora biológica, compleja que realiza operaciones lógicas determinadas y no más que esto. Esta máquina tiene varios procesadores, módulo de memoria, dispositivo de entrada de datos y memoria masiva del desarrollo del organismo humano.

Sin embargo, el cerebro esta dividido en dos partes, el consciente humano “está colocado” en el hemisferio derecho del cerebro y el subconsciente en el izquierdo. El consciente y el subconsciente se dividen entre ellos el manejo de los cuerpos físico y astral. Su interacción es muy compleja y sobre su mecanismo nosotros solo podemos suponer. Si se supone que el cerebro es una “máquina computadora” biológica, podemos preguntar: ¿Cómo se realiza el proceso del procesamiento de la información que percibe el ser humano?

Suponemos, que esta información pasa a través de los órganos de los cuerpos físicos y astral, al consciente y al subconsciente y se procesa allí, luego las dos corrientes de la información procesada van (sino se contradicen una a la otra) al centro único, es decir al supraconsciente, y este último equilibra el trabajo del consciente y del subconsciente, así como sus dos cuerpos, el físico y el astral.

Queda por averiguar si es así, pues además de los procesos que ocurren en el sistema nervioso y en algún grado parecidos a los que ocurren en una máquina computadora, existe también el procesamiento inverso de la información, es decir, ante todo nosotros pensamos con imágenes. ¿Entonces con que piensa y conoce el mundo el ser humano? Probablemente, por el momento se puede decir: ya que cada célula del cuerpo físico, así como los cuerpos sutiles del cuerpo humano tienen su propio intelecto, puede ser que el pensamiento este acompañado por diferentes procesos que ocurren en todos los cuerpos que componen su Ser, es decir, mas probablemente, el ser humano piensa con todos sus cuerpos tanto con el físico como con los sutiles.