martes, 2 de diciembre de 2008

EL DIAMANTE INTERIOR


"A veces resulta difícil conocer y aceptar los diversos aspectos de nosotros mismos. A menudo hay fragmentos que deseamos ignorar o rechazar.

Aceptar verdaderamente todas las partes de nosotros mismos tal como somos nos permite crear un clima en el que puede tener lugar la transformación.

Una forma de pensar en nosotros mismos es considerarnos como diamantes, dotados de numerosas cualidades
destinadas a reflejar la luz.

Cada uno de nosotros es un diamante único y especial. No hay nadie más como nosotros.

Al ser el mejor amigo de nosotros mismos, necesitamos explorar todas nuestras facetas y valorar con realismo al observar cada uno de los aspectos de nuestro ser.

Cada faceta, por oscura que pueda parecer, reflejará la luz con claridad cuando esté completamente limpia de viejas heridas, creencias y pautas.

Se necesita tener sensibilidad para sentir aquellas cualidades que reflejan libremente la luz de nuestro yo superior, y valor para empezar a curar suavemente aquellas otras que han sido negadas porque se han visto nubladas y obstruidas.

Para contribuir a interiorizar el símbolo de ti mismo como un diamante, cierra suavemente los ojos e imagina que te encuentras al borde de un lago. La superficie está absolutamente en calma, como un espejo.

Un pequeño punto de luz empieza a reflejarse a partir del agua y pronto se transforma en una luminosidad hermosa, como si miles de brillantes diamantes bailotearan sobre la superficie del lago.

Visualiza la luz que se expande para incluirla dentro de ti, y ser junto con el lago como un solo y enorme diamante que refleja la luz y el amor a tu alrededor, abarcando a tu familia, tus amigos y finalmente, a todo el mundo, en su globalidad."

Autor: Desconocido

2 comentarios:

GIANNI dijo...

Hola Angel y Pilar, solo pasaba a saludar y dar gracias por tanta luz contenida en este hermoso blog.
Un saludo
Gianni

SoL LuNaR dijo...

Un abrazo hermanos...hermoso lugar.