sábado, 6 de septiembre de 2008

LA GRAN INVOCACIÓN

A continuación os transcribimos la Oración de la Gran Invocación, donde explica cuando fue creada, su significado y para que sirve. Esperamos que este en la línea de vuestras inquietudes.

Ángel y Pilar


LA GRAN INVOCACION de DWJAL KUHL


Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,

Que afluya Luz a las mentes de los hombres;

Que la Luz descienda a la Tierra.

(Chakras 7,6,5)

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,

Que afluya Amor a los corazones de los hombres;

Que Cristo** retorne a la Tierra.

(Chakras 4 y 3)

Desde el Centro donde la Voluntad de Dios es conocida,

Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres,

El Propósito que los Maestros conocen y sirven.

(Chakra 2)

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,

Que se realice el Plan de Amor y de Luz

Y selle la puerta donde se halla el mal.

(Chakra 1)

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.




** Cuando estemos reflexionando, meditando o invocando, a través de las
frases que se encuentran contenidas en la segunda estrofa de La Gran Invocación, podemos realizar nuestro llamado A Aquel Que Viene con uno de los Nombres con los que Se le conoce desde hace más de 2000 años, en Su carácter de Instructor Del Mundo, en las culturas: Cristiana, Bhudhista, Islámica, Hinduista, Israelita, Tibetana y Persa, tal como se encuentran transcriptos a modo de ejemplo, dentro de las frases que por orden alfabético , son presentadas a continuación:

Que Cristo retorne a la Tierra. Cristiana
Que El Bhodhishatva retorne a la Tierra. Bhudhista
Que El Iman Majdi retorne a la Tierra.
Islámica
Que El Mesías retorne a la Tierra. Israelita
Que Krishna retorne a la Tierra. Hinduista
Que Maitreya retorne a la Tierra. Tibetana
Que Muntazar retorne a la Tierra. Persa

En todos los casos estamos invocando A Ese Excelso Ser, Quien Es: Maestro de Maestros, Instructor de Angeles y hombres, Conductor de la Jerarquía Espiritual del Planeta, y Guía Espiritual de toda la Humandidad.


La Gran Invocación es una plegaria, una técnica de alineamiento, una fórmula de meditación y una invocación mántrica por Luz y Amor que evoca una respuesta.

La Gran Invocación es una serie de invocaciones codificadas. Es una herramienta de muchos niveles para alinear al alma individual con la presencia del Yo Soy. Sus tres niveles operan en el ámbito de la Luz, del Amor y de la Voluntad. He aquí una explicación de cada invocación:

Desde el punto de Luz en la mente de Dios,
Que afluya luz a las mentes de los hombres;
Que la luz descienda a la Tierra.

La Luz de la Verdad abre la mente hacia el propio yo-Dios. La búsqueda de la verdadera naturaleza del hombre generalmente comienza con el cuestionamiento mental y este verso invoca a la Verdad Divina para que inunde la mente, permitiéndonos comprender que somos parte de la Fuente (p. ej. iluminación). El descenso de la Luz da como resultado que cada persona quede alineada con su alma.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya amor a los corazones de los hombres;
Que Cristo retorne a la Tierra.

Este verso invoca la apertura del corazón hacia la compasión y el entendimiento. El Amor derramado en tu corazón da por resultado tu alineación con nuestro Yo Crístico. Y el retorno de Cristo a la Tierra invoca la apertura de cada uno de nosotros hacia la banda de la Unicidad o Consciencia Crística.

Desde el centro en donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Este verso te abre a ser el Divino Siervo. Cuando tu voluntad está alineada con la Voluntad Divina, te conviertes en un Instrumento Divino. Convertirte en un Instrumento Divino es "el propósito que los Maestros conocen y sirven". Los "Maestros" no están limitados a los Maestros Ascendidos sino que se aplica a cada persona en la medida en que logra su maestría. Lograr tu maestría te alinea con tu Presencia Yo Soy.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y que selle la puerta donde se halla el mal.

El plan de Amor y de Luz se refiere a la ascensión. El sellar la puerta en donde mora la maldad se refiere a la disolución del velo de la separación. Sólo mediante un sentimiento de separación puede ser experimentada la ilusión de la maldad. Cuando cada uno de nosotros haya disuelto el velo de la separación, la ilusión quedará desterrada y el Plan funcionará.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan Divino en la Tierra.

Es una invocación final a la Verdad, al Amor y al Poder en el proceso de ascensión.



En Abril de 1945, el Maestro Djwhal Khul (El Tibetano), en instrucciones dadas a sus discípulos (A.A.Bailey. Discipulado en la Nueva Era II, 137-39. Buenos Aires. Fundación Lucis, 1970) dio a conocer “La Gran Invocación” para que fuera distribuida públicamente “en el momento de la luna llena de Junio de 1945”, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, como un poderoso instrumento para que los seres humanos pudieran invocar a la divinidad y establecer una relación con ella.

Desde entonces – hace más de 50 años – esta invocación ha sido difundida por personas de todos los credos.

Es un poderoso mantra destinado a facilitar en los hombres la receptividad de diversos tipos de “energía especializada” emanada de elevados centros espirituales entre los cuales se encuentran las de Amor-Sabiduría y Rectas Relaciones Humanas.(A.A. Bailey. La Exteriorización de la Jerarquía. 529. Buenos Aires. Fundación Lucis, 1968).

El valor de este mántra para la invocación de tales energías, con su sonido y ritmo propios, es enfatizado por el Mº D.K. en sus enseñanzas contenida en su libro “La Exteriorización de la Jerarquía” (A.A.Bailey. La Exteriorización de la Jerarquía. 542. Buenos Aires. Fundación Lucis, 1968). “Llamaré nuevamente la atención sobre el hecho de que el poder evocador de la Gran Invocación (empleada ahora por tantos centenares de miles de personas) y el sonido de su ritmo mántrico es crecientemente responsable de este trabajo; una gran parte de la efectividad resultante se debe a que la humanidad emplea este mántra en constante y creciente número, siendo –combinado con su empleo científico por la Jerarquía- fructíferos sus resultados. Debería tenerse aquí en cuenta (citando una antigua frase de los Maestros) que allí “donde está el enfoque se arraigarán las potencias descendentes de acuerdo a la inspiración mántrica”. Esto significa que, debido al esfuerzo de incontables miles de hombres y mujeres de todas partes, las energías que hasta hora sólo podían penetrar hasta la sustancia jerárquica y los niveles del plano mental superior, hoy pueden, por primera vez, arraigarse exitosamente en los niveles físicos densos o, por lo menos, en los niveles etéricos. Esta realidad es mucho más importante de lo que creen.

La Gran Invocación es una plegaria mundial traducida a más de 50 lenguas y dialectos. Es un poderoso medio para ayudar a que el Plan de Dios encuentre su plena expresión sobre la Tierra. Emplearla es un acto de servicio para la humanidad. Expresa ciertas verdades fundamentales que todos los hombres aceptan corriente y naturalmente:

Que existe una inteligencia básica a la que damos el nombre de Dios.

Que existe un divino Plan de evolución dentro del Universo cuyo poder motriz es el Amor.

Que una gran individualidad denominada por los cristianos Cristo – el Instructor del Mundo – vino a la Tierra hace dos mil años para encarnar ese Amor, a fin de que nosotros comprendiéramos que el amor y la inteligencia son efectos del Propósito, de la Voluntad y del Plan de Dios.

Que sólo por medio de la propia humanidad puede ser expresado el Plan Divino.

Por medio de la invocación, de la meditación y de la plegaria, ciertas energías divinas pueden ser liberadas y puestas en actividad. Hombres y mujeres de buena voluntad de todas las creencias y nacionalidades pueden unirse dentro del servicio mundial, llevándole el valor espiritual y la fuerza resolutiva a un mundo atribulado y lleno de conflictos. Por el empleo concentrado y unificado de esta Invocación pueden los hombres alterar los acontecimientos mundiales. El conocimiento de este hecho, científicamente aplicado, puede convertirse en uno de los grandes factores de liberación de la humanidad.

Nadie que emplee esta invocación o plegaria para la iluminación y el amor dejará de producir cambios en sus propósitos de vida y en sus actitudes. “Tal como piensa un hombre en su corazón así es él”.

La Gran Invocación no pertenece a religión particular alguna ni a ninguna secta o grupo.

2 comentarios:

Rubén Dario dijo...

La Gran Invocación aumentó a cinco estrofas:
Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,que afluya Luz a las mentes de los hombres;que la Luz descienda a la Tierra.
Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,que afluya Amor a los corazones de los hombres;
que Cristo retorne a la Tierra.
Desde el Centro donde la Voluntad de Dios es conocida,que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres,
el propósito que los Maestros conocen y sirven.
Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,que se realice el Plan de Amor y de Luz
y selle la puerta donde se halla el mal.
Desde el Avatar de Síntesis que está Aquí,que descienda Su energía a todos los reinos,y eleve a la Tierra hasta los Reyes de la Belleza.
Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.
Que la Luz Una Liberadora de Buda,
que el Amor Uno Infinito del Cristo, que el Poder Indescriptible del Avatar de Síntesis, en Presencia del Espíritu de Paz (Jesús);
exterioricen sobre la Tierra la Energía de la
síntesis de la Triple Llama.

Gaia | Isis dijo...

hola Rubén Darío
te cuento que soy nodo de LGI hace años, las difundo y entrego tarjetas en mano, esta Ultima estriofa no está incluida oficialmente.
saludos!