sábado, 17 de octubre de 2009

FUERZA DE GRAVEDAD INDIVIDUAL


Así como el sol es el centro del sistema solar y ejerce atracción sobre todos los planetas…


Así como el centro de la Tierra ejerce atracción sobre todo lo que se encuentra dentro de ella…


De igual manera, cada uno de los Chakras de una persona, ejercen una fuerza de atracción sobre las energías que se han ido desvirtuando en cada una de las existencias experimentadas.


Es una fuerza que se ejercerá, hasta que las mismas sean retornadas a su perfección inicial.

Son sus energías, es su responsabilidad.


El tomar conciencia de esta realidad no es decisión de una persona. El mismo universo es el que la empuja a ello, colocándola en situaciones más o menos acordes a sus necesidades, una y otra vez, para que haga lo que debió haber hecho desde siempre, conducirse como un verdadero ser humano.


Por esta razón, la actividad energética que ocurre dentro de una persona, es única y exclusivamente su responsabilidad.


Este es un período eterno de reconocimiento, que se da con cada una de las almas que se encuentran en proceso de evolución, el cual en cada individuo, en la práctica se manifiesta a través de su carácter…


Se manifiesta a través de la configuración de su ADN Energético.


Cada uno de los 7 chakras, ejercen una fuerza de atracción sobre aquellas energías que se fueron haciendo menos sutiles por las “malas acciones” ejecutadas en forma de pensamientos, palabras, obras, sentimientos y emociones, conformando en consecuencia un ovoide o caparazón energético.


Es una capa ilusoria que separa a cada esencia o cúmulo de energías, del resto de las Energías que conforman el Universo.


Es esta configuración la que atrae, antes del inicio de cada existencia, el nuevo cuerpo y las nuevas situaciones de vida que se han de experimentar para poder tener, nuevamente, infinitas oportunidades que permitan llevarlas al equilibrio.


Este ir y venir ocurrirá todas las veces que sean necesarias.


El desconocimiento de los Principios, Preceptos y demás Leyes Naturales Universales, no exoneran a nadie de sus responsabilidades.


Recuerda:

El cuerpo es consecuencia de la acción, y está asociado con el tiempo, las circunstancias y la causación.


Al reflexionar sobre esta teoría, desde que naciste hasta el día de hoy, Tú haz estado diseñando el cuerpo que ocupará tu esencia en tu futura encarnación…


Han sido y son tus acciones las que están configurando tu ADN energético, el cual más adelante será el responsable de la configuración de tu nuevo ADN Biológico que a su vez es el encargado de diseñar, según las características predominantes, tu futuro cuerpo para la nueva experiencia de vida…


Si hoy dejarás de existir, y según tu reflexión silenciosa, ¿con qué tipo de energías quedaría conformada tu esencia?, ¿cómo sería tu nuevo cuerpo?, ¿cuáles serían tus futuras situaciones de vida…?


Al hacerte cargo de tus acciones puedes hacer de ésta y tu próxima existencia una experiencia de vida más “humana” y en consecuencia, puedes ayudar hacer de este mundo un Mundo Mejor…


Elizabeth Vârga Ramírez


2 comentarios:

Mundo de Ariadna dijo...

me encanto el texto! gracias

Adriana Paoletta dijo...

Te felicito por tu blog, es realmente enquirecedor
Adriana