miércoles, 11 de junio de 2008

TEOSOFÍA: QUE ES LA TEOSOFÍA? (1)

Queridos amigos: siguiendo con nuestro deseo de querer compartir, con todas aquellas personas con inquietudes, y en nuestro ánimo de divulgar todo aquello que nos pueda servir en nuestra evolución, a través del conocimiento; os queremos recomendar un libro que hace tiempo leímos titulado: TEOSOFÍA EXPLICADA de P.PAVRI y del cual nos "enamoramos", es una verdadera joya.

Los principiantes en el estudio de la Teosofía solemos hacer innumerables preguntas. Y por ello su autor ha intentado presentar en este libro, de manera sistemática, la vasta ensañanza teosófica en forma de preguntas y respuestas. El material aquí recopilado lo obtuvo de más de cien libros y folletos; principalmente de obras de aquel maravilloso ocultista, Monseñor C.W.Leadbeater, y de la famosa Presidenta de la Sociedad Teosófica, Dra. Annie Besant.

El propósito de este libro es el de facilitar un pocomás el estudio de la Teosofía en su etapa elemental, antes de pasar a estudiar obras de mayor adelanto y comprensión.

Ángel y Pilar

INTRODUCCIÓN

Desde que el año 1875 marcó el renacimiento de la Teosofía en el mundo del pensamiento moderno, particularmente debido a la acción de la Sociedad Teosófica; en cada país, la gente que piensa, ha ido aceptando firmemente sus explicaciones de las dificultades y misterios de la vida. Muchos que han estudiado profundamente se han convencido, por experiencia o raciocinio, de la verdad de sus acumuladas enseñanzas, y otros cientos de miles, cuya disposición es menos estudiosa, han convenido en considerarlas como probables en él más alto grado, la guía más segura y eficaz en la vida humana. Aunque muchas afirmaciones respecto a asuntos tales como la vida después de la muerte; la Ley de Justicia (Karma) y la peregrinación del alma hacia la perfección humana a través de repetidos renacimientos o reencarnaciones, nos han llegado bajo autoridad de enseñanza expresa de grandes Adeptos del Himalaya, sabios y videntes, así como de sus agentes en el mundo externo, informaciones confirmadas por la enseñanza de muchas religiones y las experiencias de muchos antiguos y modernos místicos y filósofos de Oriente y Occidente; tales afirmaciones son en alto grado satisfactorio para la mente científica y lógica, así como para los requisitos de nuestras mejores opiniones morales e intuiciones más concienzudas.

Como adición a esto, muchos investigadores privados que han seguido el método de entrenamiento propio, requerido para quienes estén ansiosos de conocimiento directo, han verificado, por su propia e inmediata experiencia supersensorial, la veracidad de uno o muchos de los hechos presentados al mundo. Esta filosofía satisface, pues los tres instrumentos humanos de verdadero conocimiento: autoridad, razonamiento y percepción directa.

Ahora bien, la Teosofía no es asunto tan sólo para filósofos o escuelas. Ante todo, lo es para cualquier clase de personas porque les suministra aquel conocimiento que satisface la mente y el corazón, haciendo de nuestras vidas una perenne alegría, algo lleno de propósito y poder. Hace que nos demos cuenta de lo engañoso de muchas dificultades y pruebas de la vida, así como de la necesidad de ellas como instrumento de progreso inmediato; de tal suerte que lleguemos a ser capaces, como el cisne de la fábula Oriental, de separar, casi sin esfuerzo, “la leche del agua” en la vida ordinaria. Por la Teosofía aprendemos que tanto el trabajo, como el amor in egoísta, nos brindan siempre sus frutos y completa satisfacción.

Con la mirada puesta en este aspecto práctico de la Teosofía, es como ha compilado su obra el Profesor P. T. Pavri, para colocar todo el asunto, ante el público en general, bajo una luz clara y decidida. Su labor ha sido una obra de amor, el resultado de cuidadosos estudios por muchos años, durante los intervalos de sus deberes como Ingeniero y a últimas fechas como estudiante de Adyar y como profesor de colegio Nacional de Sind. Su presentación de las enseñanzas ha sido todo un éxito como podrán juzgarlo quienes pasen su mirada por las páginas del libro, que ha sido muy convenientemente arreglado tanto para ser útil a un lector continuo, como al que prefiere repasar ligeramente una u otra página.

Yo recomendaría este libro, insistentemente también, a los grupos de estudios teosóficos, ya en Logias y otros centros, particularmente como un diccionario Teosófico, o compañero al cual se consulta cuando surgen dificultades y dudas. Es obra moderna y llena de útiles detalles.

ERNESTO WOOD.

QUE ES LA TEOSOFÍA?

PREGUNTA: ¿Es la teosofía una Religión?

RESPUESTA: La Teosofía no es una religión en sí,(1) sino la verdad que subyace por igual en todas las religiones, la oculta raíz de la cual han brotado todas las diferentes religiones. Es lo mismo que la Gnosis de los Cristianos; la BrahmaVidyá de los Hindúes y el Sufismo de los Mahometanos. “Teosofía” se deriva de dos palabras griegas: Theos, un Dios y Sophia, Sabiduría; y significa Sabiduría Divina, sin ayuda de la cual es para el hombre imposible conocer algo acerca de los hondos y perennes problemas de la vida.

PREGUNTA: ¿Cuáles son esos hondos problemas de la vida?

RESPUESTA: Por qué; de donde; cómo fue creado el Universo; con qué fin; qué soy yo; cual es el propósito de mi existencia, cual la finalidad de ella; qué es Dios y dónde está; de qué manera estoy conectado con El y con el universo; cuál es la explicación de las aparentes injusticias de la vida; cual sea el significado y la necesidad del sufrimiento y dolor; Qué es la buena suerte, el hado o destino; qué son los sueños y cómo se ocasionan; qué es la vida qué la muerte, etc. Esta y muchas cuestiones semejantes, que en todo tiempo el ignorante ha juzgado inexplicables, pueden comprenderse solamente con ayuda de la Teosofía.

PREGUNTA: pero, ¿acaso no es creencia general que tales cosas no puede ser entendidas por el hombre?

RESPUESTA: Nada hay en el mundo que le hombre no pueda conocer y comprender; pero la razón de su ignorancia de tales asuntos es su orgullo, inercia mental, e intelecto no desarrollado.

PREGUNTA: Pero algunos objetan que los asuntos no mencionados en sus Escrituras religiosas no deberían considerarse como verdaderos.

RESPUESTA: El hecho de que algunas escrituras no mencionen ciertos asuntos, no prueba la falsedad de ellos; por tanto es ocioso decir que el estudio de enseñanzas Teosóficas, no comprendidas en las Escrituras de religiones particulares, sea contrario a la verdad o contrario a aquella religión. De hecho, muchas de las ciencias modernas no se mencionan en las Escrituras religiosas; ¿sería lógico, por ello, decir que no debemos estudiarlas?

PREGUNTA: Si la Teosofía puede explicar los misterios “inexplicados” de la Naturaleza, ¿Cómo es que tanta gente no tan sólo la menosprecia sino que positivamente la combate?

RESPUESTA: Una razón es que, no obstante contener la Teosofía, como un río, bajos fondos que un niño podría vadear, contiene también profundidades que el mejor nadador no puede sondear. Y así, aunque algunas de sus enseñanzas sean tan sencillas y prácticas que cualquier persona de mediana inteligencia puede comprenderlas y seguirlas, otros asuntos no se abarcan o entienden en sus más altos detalles sin esfuerzos especiales. A la inercia mental le disgusta ser perturbada; y la vulgaridad egoísta prefiere una fácil mentira a la mayor verdad, si ésta requiere el sacrificio de la más mínima comodidad. Por otra parte, el altruista código de la Teosofía sólo puede atraer a aquellos pocos que están ya preparados para llevar una vida de gran pureza.

Hay otra razón, y es que la Teosofía mata cualquier superstición o fanatismo disfrazados de religión; por lo cual, cuando presenta verdades que de plano contradicen muchas de las fantasías humanas tan gratas a los sectarios, no son aceptables para aquellos que no han hecho un estudio serio de su propia religión y quienes naturalmente prefieren apegarse a sus antiguas creencias. Tal es la condición humana y no es fácil desraizar ideas consentidas durante muchos años, por más falsas que sean. Además el carácter de las enseñanzas Teosóficas es novedoso, y una ojeada a la historia de cualquier sistema nuevo de pensamiento, religioso o filosófico, de mostrará que siempre se han opuesto en su camino toda clase de posibles impedimentos por aquellos que odian las innovaciones.

A medida que un hombre progresa intelectualmente, sufren un gran cambio sus ideas acerca de religión, y su fanatismo decrece en proporción. Pero aquellos ortodoxos y fanáticos de todas las religiones que, a pesar de su ignorancia aun de los más elementales principios de otras religiones, consideran la suya particular como la única verdadera y muestran desprecios por todas las otras, simplemente proclaman su propia necedad. De igual modo, no se encuentra uno sólo de quienes ridiculizan la Teosofía creyéndola contraria a su propia religión, que haya comprendido, verdaderamente, su propia religión o estudiado, siquiera, los primeros principios de Teosofía.

PREGUNTA: Ahora bien, ¿cuáles son los principios fundamentales de Teosofía?

RESPUESTA: Hay dos de ellos. El primero es la inmanencia de Dios. La Deidad se halla en todas partes y en toda cosa. La Vida Divina es el espíritu de todo lo que existe, desde el átomo hasta el arcángel. Todo pensamiento, toda conciencia, son Suyos, porque Él es el UNO, el Único, la Eterna Vida. Y así, la esencia de la Teosofía es el hecho de que el hombre, siendo copartícipe de Su vida, puede conocer la Divinidad, y es, él mismo, divino e inmortal; mejor dicho, eterno; pues la inmortalidad es solamente inmensidad de tiempo y lo que el tiempo comienza en el tiempo debe terminar; en tanto que el hombre es eterno como Dios mismo es eterno, y la muerte es tan sólo el desechar una vestidura antes de revestirse de otra.

Pero si existe una Vida, una conciencia en todas las formas, con Dios inmanente en todas, entonces, como inevitable corolario a esta suprema verdad, deriva el hecho de la solidaridad de todo lo que tiene vida, de todo lo que existe; una Fraternidad Universal. La inmanencia de Dios; la solidaridad del Hombre: he ahí las verdades básicas de Teosofía.

PREGUNTA: ¿Puede usted delinear un bosquejo de sus enseñanzas?

RESPUESTA: Sus enseñanzas pueden ser bosquejadas así:

1. – Hay una Eterna e infinita Realidad, una Existencia real, incognoscible.

2. – De “aquello” procede el Dios manifestado y cognoscible, revelándose de unidad a dualidad y de dualidad a trinidad.

3. – Todo el Universo, con todas las cosas comprendidas dentro de él, es una manifestación de la vida de Dios.

4. – Hay muchas poderosas inteligencias denominadas Arcángeles, Ángeles, Devas, que han procedido del Dios manifestado y que son Sus agentes para efectuar Su Pensamiento y voluntad.

5. – El hombre, como su Padre Celestial, es divino en esencia, su íntimo Ser es eterno.

6. – Se desarrolla y evoluciona mediante repetidas encarnaciones a las cuales es impelido por el deseo bajo la ley de Karma, en los tres mundos, el físico, el astral y el mental, y de las cuales se libera por el conocimiento y el sacrificio; llegando a ser divino en potencia como siempre había sido divino en latencia.

7. – Hay Maestros de Sabiduría, Hombres Perfectos, seres que han completado su evolución humana, que han alcanzado humana perfección y nada tienen ya que aprender por lo que a la etapa humana se refiere.

PREGUNTA: ¿Cuál es la relación de la Teosofía hacia la Sociedad Teosófica, y cuando se fundó ésta?

RESPUESTA: La Teosofía, en sus enseñanzas y ética, aunque no en el nombre, es tan antigua como el hombre pero se sabe que la palabra “Teosofía” data del siglo tercero de nuestra era, cuando el sistema Teosófico Ecléctico, que después florecieron en el Neoplatonismo, fue establecido por Ammonio Saccas y sus discípulos en Alejandría; aunque Diógenes Laërcio atribuye aquel sistema a un sacerdote egipcio en los primeros días de la dinastía Ptoloméica.

La Sociedad Teosófica, como tal, fue fundada por Madame H. P. Blavatsky y el Coronel H. S. Olcott en New York el 17 de noviembre de 1875. En sus comienzos, el mundo no tan sólo no valorizó, sino hasta se opuso a este movimiento realmente útil, encaminado al progreso espiritual de la humanidad.............. continúa.


(1) En el libro del mismo autor: “Theosophy for Youths” pág. 1, se lee: “como la Teosofía no tiene ceremonias ni está al cuidado de sacerdotes, no es una religión”.