domingo, 27 de enero de 2008

ENERGÍA KUNDALINI

¿Qué es la Kundalini?

Es la energía del Espíritu. Cuando nacemos, se ubica en el hueso sacro, en la base de la columna vertebral. Consecuentemente, es un error creer que tiene algo que ver con el sexo. Para ubicarse a nivel del hueso sacro, esta energía se enrolla en tres vueltas y media, lo que le da su nombre sánscrito, de la raíz “Kundal” enrollada. Aparece en la India en personificaciones de diosa inmaculada, como Gauri. Es la Energía Madre, la misma que apareció en la raíz de la Creación del universo. Es el poder energético de nuestro Espíritu. Es absolutamente pura luz de conocimiento, amor, compasión y atención. Estas tres cosas están en esta energía

La energía divina, la suprema energía de Amor Divino, cae sobre el cerebro del feto; como el cerebro tiene forma de prisma, esta energía se refracta y se divide en categorías. La energía, que cae a los lados del cerebro, forma el sistema nervioso simpático. Pero cuando su energía divina se posa en la cúspide del cerebro, lo atraviesa sin refracción alguna y baja por la columna y se enrosca en el hueso sacro; en este momento se le denomina energía Kundalini, que como antes hemos dicho viene de la raíz sánscrita kundal. Quizá los griegos ya sabían que era un hueso sagrado, y lo denominaron “sacrum”. Esta energía intacta, original, se encuentra en estado potencial, en reposo.

En el proceso de nuestra evolución desarrollamos siete centros energéticos principales, localizados a lo largo de la espina dorsal y el cerebro, cuando esta energía “kundalini” germina como una semilla, pasa por estos siete centros, atraviesa el área de la fontanela y conecta la consciencia humana con el poder del Amor Divino. Es lo que se conoce como el desarrollo de la cuarta dimensión. Se puede pensar en la kundalini como en una cuerda de 1000 hebras; cuando la persona está preparada espiritualmente por primera vez, solo una o dos de estas hebras encuentran el camino a través de los chakras y alcanzaran el chakra corona (sahasrara) en lo alto de la cabeza.


¿Cómo se produce el ascenso?

Solo se despierta, cuando el chakra raíz (Moladhara) recibe la información de que la persona esta preparada para que su elevación se produzca por el Canal central y atraviese los chakras, nutriéndolos, purificándolos y restableciendo el equilibrio energético, así como la salud física y psíquica. Este fenómeno se percibe por nuestro Sistema Nervioso Central en forma de una brisa fresca saliendo por las palmas de las manos y por encima de la cabeza o de brisa caliente, si hay obstrucciones en el Sistema Sutil. Igualmente puede percibirse el estado de los chakras en las yemas de los dedos y en otros puntos de las manos. Una sensación de hormigueo, presión o pinchazos en las localizaciones significará que hay un bloqueo en el chakra correspondiente. De esta manera uno puede conocer por sí mismo el estado de sus centros energéticos, así como las causas que han originado las obstrucciones.

Es cierto que un despertar progresivo; tal como hemos dicho solo unas hebras de la kundalini alcanzaran el chakra corona, pero son suficientes para establecer la conexión y abrirnos a una nueva consciencia y un nuevo camino de crecimiento, el cual tendremos que ir alimentándolo, progresivamente, con la práctica de la meditación. Si bien un despertar total no podría ocurrir sino es en una persona ya completamente purificada, con altas frecuencias vibratorias.

La Kundalini se eleva a través de los distintos centros y alcanza el séptimo, chakra de los mil pétalos, el cual empieza a abrirse. Allí se establece la conexión con el poder omnipresente del amor de Dios. Igualmente, aparecen nuevas percepciones, que indican el estado de los chakras. El manejo de las vibraciones, permite equilibrar y mejorar los chakras y esto se puede conseguir a través de la meditación.

viernes, 25 de enero de 2008

LOS CHAKRAS (Centros Energéticos)



Los chakras son nudos conformados por las energías de los canales. Cada uno define ciertos comportamientos, cualidades y funciones de nuestro psiquismo. A nivel físico, los chakras manejan los sistemas circulatorios, digestivos, etc., los órganos, las glándulas y los plexos nerviosos (sistema nervioso autónomo). Como ya hemos comentado, tenemos siete centros energéticos, denominados chakras, palabra sánscrita, cuyo significado es rueda, hace referencia a su movimiento giratorio, en el sentido de las agujas del reloj.

Los chakras también se comparan con las flores de loto: cada chakra tiene un número distinto de pétalos, los cuales corresponden al número de subplexos del plexo físico.

Es muy importante para nuestro bienestar un correcto entendimiento de lo que puede afectar a cada chacra, ya que cada pensamiento y acción influye en la sensibilidad y funcionamiento de estos centros.

Los chakras y los canales padecen las agresiones externas e internas, manejan todo hasta su saturación, generando entonces desequilibrios en los niveles físicos, emocional y mental (enfermedades).

Cada chakra tiene diferentes cualidades. Despertando estos chakras, podemos despertar y aumentar estas cualidades en nuestro interior, como la salud, la diplomacia, la compasión, la sabiduría y la creatividad, las cuales nos hacen personas más equilibradas e integradas. Quizás mas importante aun, nuestros chakras despiertos nos dan gozo y paz interior y nos permiten adquirir la suficiente conciencia que nos va hacer vibrar en una frecuencia superior.

Hay siete chakras principales en nuestro sistema sutil que se llaman Raiz (Mooladhara), Sacro (Swadisthan), Plexo Solar (Nabhi), Corazón (Anahata), Garganta ( Vishuddhi), Tercer Ojo (Agnya) y Corona (Sahasrara).

Iremos viéndolos uno por uno...

EL CHAKRA RAIZ - MOOLADHARA (1º)

El primer chakra está situado entre el ano y los genitales, debajo del hueso sacro y se abre hacia abajo, en el cual reside la Kundalini (energía Divina) y se corresponde con el plexo pélvico.

En el plano psíquico genera cualidades como la pureza, sabiduría, sentido común, espontaneidad e inocencia, que es la cualidad que nos permite experimentar el gozo puro, sin las limitaciones de los prejuicios y los condicionamientos. La inocencia nos da dignidad, equilibrio y un fuerte sentido de lo correcto; una sabiduría intuitiva que está siempre presente en los niños, pero que poco a poco perdemos, inmersos en las condiciones dela vida moderna, donde se desarrolla un sentido del ego y deseos egoístas.
  • Su elemento correspondiente: Tierra
  • Número de pétalos/subplexos: Cuatro
  • Función sensorial: Olfato
  • Su color: Luce con color rojo fuego
  • Su Mantra:LAM.
  • Gemoterapia: Agata, hematites, coral rojo, rubí y granate.
  • Aromaterapia: Cedro, clavo de esencia.
Afortunadamente, esta inocencia innata nunca se destruye existe en todos nosotros, y solo está esperando el despertar de la Kundalini para manifestarse en toda su belleza y pureza. Es como el sol que se oscurece por las nubes del ego, pero que brilla de nuevo después de que las nubes pasan.

En el plano físico controla la función sensorial del olfato, todo lo sólido como columna vertebral, huesos, dientes y uñas; ano, recto, intestino grueso, próstata, sangre, estructura celular y regula los órganos reproductores. Produce adrenalina y noradrenalina, que tienen la misión de adaptar la circulación sanguínea a las necesidades concretas, regulando la distribución de la sangre. De esta forma el cuerpo está preparado para la acción y puede reaccionar de inmediato.

Una persona con el chakra del Mooladhara despierto, tiene un sentido de orientación interno. Es el fundamento de la psique, es la base y el apoyo de los chakras superiores. Cualquier perturbación de su sensibilidad crea desequilibrio en el individuo y causa problemas mentales.

Es un chakra muy importante ya que es el soporte donde se apoya la energía Kundalini, para su ascenso por el canal central. Para equilibrar este chakra pasar tiempo en la naturaleza, sentarse sobre la tierra, abrazar un árbol y sentir su energía, cuidar plantas, dejar de mirar a otros con ojos perniciosos, poner la atención en cosas inocentes (niños pequeños, naturaleza, etc. )


EL CHAKRA SACRO O SEXUAL - SWIADOSTHAN (2º)

El segundo chakra se encuentra encima de los genitales y se abre hacia delante. Es el de la creatividad, el conocimiento y la atención puras, proporciona el sentido de la estética, el arte y la música y la apreciación y la conexión con la naturaleza. Es el que nos conecta con la fuente interna de inspiración y nos permite apreciar la belleza que nos rodea.

El conocimiento puro que este chakra nos otorga no es mental, sino que es una percepción directa y absoluta de la realidad. En este centro se encuentra nuestra capacidad de concentración y atención.

Se corresponde con el plexo aórtico e inerva el útero, ovarios, glándulas suprarrenales, páncreas, bazo, intestino grueso y la parte inferior del hígado. Nutre y da poder, el poder vital, a estos órganos y también genera el poder necesario para nuestra acción creativa. También recoge las células grasas del vacío y las convierte en células preparadas para uso del cerebro, lo que conocemos como materia gris. Todo este trabajo lo tiene que hacer un solo chakra.

  • Su elemento correspondiente: Agua
  • Número de pétalos/subplexos: Seis
  • Función sensorial: Gusto
  • Su color: Naranja.
  • Su Mantra:VAM.
  • Gemoterapia: Cornalina, piedra lunar.
  • Aromaterapia: Sándalo.

A nivel psíquico es responsable de la percepción intelectual, la imaginación, sentido de la estética y la creatividad en los diferentes aspectos de nuestra vida.

Este chakra y que es el responsable de nuestra creatividad, está directamente conectado a nuestro Ego. Comienza a rotar alrededor del Vacío y a dirigirse a las diferentes partes del mismo.

EL VACIO no es un chakra, sino el área que se corresponde con la brecha o desconexión existente en el canal central, situado a nivel del abdomen. Se encuentra rodeando al segundo y al tercer chakra, establece el principio del maestro en nosotros. En muchas tradiciones espirituales se le denomina el "océano de la ilusión" (en la tradición india se llama Babasagarara), que sólo se puede cruzar con la ayuda de una guía espiritual. Cuando la Kundalini despierta y pasa por el Vacío, el principio del maestro se establece en nosotros. De esta manera, os convertís en vuestro propio maestro, en vuestro propio guía espiritual, con la capacidad de sentir vuestros problemas sutiles y de solucionarlos usando vuestra propia Kundalini.

Proporciona autodisciplina y maestría sobre uno mismo. Sin maestría sobre los deseos más básicos y sobre la mente, no se puede llegar a ser uno con el Espíritu. El falso conocimiento y los falsos maestros, dañan mucho este centro.

Manifestación física: Plexo Solar y Aórtico. Elemento el Agua. Controla estomago, intestino, hígado, bazo.

El Chakra Sacro tiene relación con la capacidad de discernir lo que es positivo para nuestra evolución y aquello que no lo es. Ha sido creado para nuestra acción. Cuando entramos en acción este chakra comienza a trabajar. Con la energía o poder del lado izquierdo, deseamos. Con el lado derecho entramos en acción. Ahora bien, cuando esta acción comienza dentro de nosotros, se producen los efectos secundarios, o podríamos decir, los problemas de estos órganos que, a su vez, han de depositarse en alguna parte y lo hacen en el cerebro bajo la forma de Ego. Todos los problemas que surgen de nuestra creatividad y de la acción de los órganos “que gobierna” han de ser contrarestados de alguna manera y la contrapartida a estos problemas es el desarrollo del Ego.

Como hemos dicho anteriormente, este chakra gobierna la parte inferior del hígado; el hígado es la base de la atención. La atención es un efecto de la energía del lado derecho. Cuando actuamos la experiencia es transmitida al hemisferio izquierdo del cerebro y regresa exigiendo algún tipo de reconocimiento por lo actuado. En una persona equilibrada esta exigencia será controlada, pero una persona con problemas emocionales tendrá una mayor necesidad de que sus actos sean reconocidos. Así es como se desarrolla el Ego, que exige ser alimentado. La atención tiene la posibilidad de proyectar el Espíritu a cualquier esfera que el individuo necesite para su normal funcionamiento.

El asiento de esta Atención no está solamente en la cabeza, sino principalmente en el hígado. El alcohol daña este centro, recalienta el hígado. Este órgano irradia calor. Cada centro tiene una temperatura ideal para su funcionamiento efectivo, si esta se sobrepasa aparece la fiebre. Esta fiebre debe calmarse, de lo contrario el calor quema las células de los órganos y retrasa su funcionamiento.

Cuando pensamos y pensamos como locos, el pobre chakra está tan ocupado enviando células grises al cerebro, que no puede ocuparse de nada más. Y así es como se desarrollan ciertas enfermedades por las alteraciones del hígado entre otros casos la diabetes.

EL CHAKRA PLEXO SOLAR - NABHI (3º)

El tercer chakra se encuentra aproximadamente dos dedos por encima del ombligo. Se abre hacia delante. Es el que nos da la cualidad de la generosidad y el sentido completo de satisfacción y felicidad. Cuando la Kundalini ilumina este chakra, proporciona rectitud y un sentido interno de moralidad, dándonos el equilibrio en las diferentes facetas de nuestra vida, así mismo otorga generosidad incondicional, total satisfacción y una profunda paz interior.

Se localiza en el plexo solar y se encarga de la enervación del estómago, páncreas, bazo, intestino delgado, parte superior del hígado y del sistema linfático, así como de la parte inferior de la espalda, cavidad abdominal, vesícula biliar y sistema nerviosos vegetativo. Desempeña un papel decisivo en el procesamiento y digestión del alimento. Produce la hormona insulina, que es importante para el equilibrio del azúcar en sangre y para el metabolismo de los hidratos de carbono. Las encimas segregadas por el páncreas son importantes para el metabolismo de las grasas y las proteínas.

  • Su elemento correspondiente: Fuego.
  • Número de pétalos/subplexos: Diez.
  • Función sensorial: Vista.
  • Su color: De amarillo a dorado.
  • Su Mantra:RAM.
  • Gemoterapia: Ojo de tigre, ambar, topacio, citrino.
  • Aromaterapia: Lavanda, romero.

A nivel psíquico el Plexo Solar es el centro de la búsqueda. El hombre busca comida, cobijo y confort, y finalmente, aunque no se de cuenta de ello, busca evolucionar a un nuevo estado de consciencia espiritual y recibir el conocimiento que le permita evolucionar.

Esta chakra también es el centro del bienestar. Con la fuerza de su creatividad el ser humano aprendió a sacar partido de los recursos naturales y así comenzó su prosperidad. Pero junto con la prosperidad y el despertar del materialismo, también creció la avaricia. La prosperidad es un paso necesario en la evolución. El dinero es un instrumento de intercambio que nos permite obtener lo necesario para vivir. Si no tenemos medios para satisfacer nuestras necesidades básicas, estas se convierten en prioritarias.

Sin embargo, a veces nos perdemos en el materialismo, no tiene nada de malo tener un buen nivel de vida, el problema aparece cuando nos obsesionamos con el dinero. El deseo de dinero por el dinero en sí mismo es codicia. Sobrepasa los límites de la necesidad y se convierte en una obsesión, esto es expresión de una mente primitiva y egoísta, que no conoce los verdaderos fundamentos de la vida.

Apego al dinero, apego a la gente, apego a esto o aquello no es otra cosa que un gancho que nos mantiene sujetos en los niveles más bajos. Tenemos que ascender por encima de todo esto y entonces disfrutaremos de la belleza de la riqueza. Ahora bien, somos materialistas. Es buena idea ser materialista, pero la verdadera estética de la materia es que podemos darla a los demás, surgiendo con ello nuestro amor. Creemos que eso es lo único que puede hacer la materia.

Nuestra inteligencia y la versatilidad de nuestro cuerpo, son los dones que se nos han dado para trabajar y conseguir los medios que satisfagan nuestras necesidades. Cuando nuestra atención está en el canal central, alcanzamos un estado de equilibrio que nos permite superar el primitivo instinto de avaricia, seguir en nuestra búsqueda sin renunciar a nuestras obligaciones con el mundo.

EL CHAKRA CORAZÓN – ANAHATA (4º)

El cuarto Chakra, se encuentra a la altura del corazón, en el centro del pecho. Se abre hacia delante. Es el lugar donde reside el Espíritu, nuestro verdadero Ser. Desde el corazón se manifiesta el amor y la compasión, y este Chakra nos proporciona el sentido de la responsabilidad. En su parte central, a la altura del esternón se manifiesta como completa seguridad y confianza en uno mismo. Todos nuestros miedos y temores se disipan cuando la Kundalini atraviesa el Chakra del corazón, iluminándolo y dándole gozo y satisfacción.

Tiene su expresión física en el plexo cardiaco. Regula el corazón y los pulmones, partes superiores de la espalda con caja torácica y cavidad torácica, hueso esternón, sangre, sistema circulatorio, piel, timo el cual regula el crecimiento y controla el sistema linfático. Además tiene la misión de estimular y fortalecer el sistema inmunitario. Cuando este Chakra está abierto, produce un sólido sentimiento de seguridad, amor hacia los demás. Es la base de una personalidad sana.

  • Elemento correspondiente: Aire
  • Función sensorial: Tacto.
  • Número de pétalos/sub-plexos: Doce.
  • Su color: Verde, también rosa y dorado.
  • Su Mantra: YAM.
  • Gemoterapia: Cuarzo rosa, jade, turmalina y esmeralda.
  • Aromaterapia: Esencia de rosas.

El cuarto Chakra conforma el punto central del sistema de Chakras. En él se unen los tres centros inferiores físico-emocionales con los tres centros superiores psíquico-espirituales. Su símbolo es el hexágono que representa muy intuitivamente como se penetran recíprocamente las energías de los tres Chakras superiores y de los tres inferiores. Tiene asignado el elemento aire y el sentido del tacto. Esto señala la movilidad del corazón, el movimiento hacia algo, el contacto, el dejarse tocar, el estar en contacto con las cosas. Encontramos aquí la capacidad de enfatizar y "sentir con", de compatibilizar estados de ánimo y entrar en resonancia con vibraciones. Mediante este centro, también percibimos la belleza de la naturaleza y la armonía de la música, del arte gráfico y de la poesía. Aquí se transforman en sentimiento las imágenes, las palabras y los sonidos.


En el interior del Chakra Corazón, como hemos dicho, reside el Ser, el Espíritu. El Espíritu se manifiesta cuando se abre el corazón. En ese momento se siente el gozo puro de la creación y el sentido y el propósito de nuestro lugar en el mundo. La cualidad del Chakra Corazón es el amor puro e incondicional.


Raramente se ama de forma incondicional, siempre se espera algo a cambio. Se confunden los sentimientos de amor por atracción física, encaprichamiento y egoísmo. Se ama a los hijos porque son de uno, pero no se ama a otros niños de la misma manera. A menudo se espera algo de ellos a cambio mas adelante en la vida, como pago al amor. El amor puro no necesita motivos para amar. Emana del Espíritu y no del cuerpo o de la mente. Observad en un parque como corre un pequeño cachorro hacia cualquier persona que ve, simplemente para darle su amor, para compartir con ella su alegría. Esta es la esencia del amor. El Chakra Corazón también se manifiesta en el hueso de la fontanela. Por tanto, es importante mantener limpio este Chakra, ya que es el punto de entrada hacia la superconsciencia, donde la Kundalini escapa del sistema sutil y se une al poder omnipresente del Amor Divino (Paramchaitanya).


El Chakra corazón es un centro cuya fuerza irradia con particular intensidad hacia el exterior. Este Chakra abierto tendrá un efecto espontáneo curativo y transformador en otras personas. Irradia en los colores verde y rosa y a veces también en el oro. El verde es el color de la curación, al igual que de la armonía y de la simpatía. Cuando un vidente del aura percibe en el Chakra corazón de una persona un verde claro y luminoso, es para él un indicativo de una capacidad curativa muy marcada. Un aura dorada o con irisaciones rosas, indica una persona que vive en el amor puro y plenamente entregado a lo Divino.




EL CHAKRA GARGANTA - VISHUDDHI (5º)

El quinto chakra es el de la diplomacia, también denominado chakra del cuello o de la garganta, o centro de comunicación. Se encuentra entre la nuez y la laringe, nace de la columna vertebral cervical y se abre hacia delante. Este chakra aporta la energía que se necesita para comunicarnos con los demás. Su buen estado repercute en que las relaciones sean correctas y en que podamos expresar las percepciones del corazón. Este chakra se obstruye con los sentimientos de culpa y cuando culpabilizamos a otros con nuestra arrogancia, es decir, cuando se falta a la dignidad propia o ajena.

Se encarga de la comunicación y regula las glándulas tiroides y paratiroides, el cuello, oído, nariz, faringe, laringe, boca, dientes, lengua, zona de la barbilla, aparato del habla (voz), los sentidos del gusto y del olfato, los conductos respiratorios, bronquios, zona superior de los pulmones, esófago, brazos, la parte anterior de los ojos y la expresión facial. Genera un sentimiento de colectividad y también de desapego del resultado de nuestras acciones.

  • Su elemente correspondiente: Éter.
  • Número de pétalos/subplexos: Dieciséis que cuida de nuestro plexo cervical.
  • Función sensorial: Oído.
  • Su color: Azul claro, también argenta y verde azulado.
  • Su Mantra: HAM.
  • Gemoterapia: Agua marina, turquesa y calcedonia.
  • Aromaterapia: Salvia y Eucalipto.

La Tiroides desempeña un papel importante en el crecimiento del esqueleto y de los órganos internos. Se encarga del equilibrio entre el crecimiento físico y el psíquico y regula el metabolismo, es decir, la forma y la velocidad en la que transformamos nuestro alimento en energía y en qué consumismo dicha energía. Además regula el metabolismo del yodo y el equilibrio del calcio en la sangre y los tejidos.

Este chakra es el primer filtro del cuerpo, es un centro muy sensible; nos protege de virus y bacterias externos. Fumar e inhalar substancias tóxicas puedes obstruirlo.

Este chakra incluye aquellas cualidades que gobiernan la comunicación con nosotros. Conforme despierta, se descubre un mayor respeto por uno mismo y por los demás. El Ego no se infla de orgullo ni uno se siente enfadado por la agresión o la crítica. En él se manifiesta el poder de ser testigo. Mediante la práctica diaria de la meditación, uno acaba identificándose con el Espíritu. En este estado de unión con el Espíritu uno se hace testigo de su cuerpo, de su mente, de sus pensamientos, de sus emociones y por último, del teatro de la vida.

La culpa y falta de confianza en uno mismo impiden el normal funcionamiento de este centro, el preocuparse en exceso por los demás y sentirse responsable por sus errores también dañan este chakra, solo siendo el testigo podremos ver las cosas desde la perspectiva correcta. Cuando nos involucramos, la ansiedad distrae nuestra atención y, en lugar de encontrar una solución, aumentamos el problema.

En el chakra del cuello encontramos el centro de la capacidad de expresión humana, la comunicación y la inspiración. Está unido con un chakra secundario menor, que está asentado en la nuca y que abre hacia atrás. Estos dos centros energéticos suelen considerarse con un único chakra. En su funcionamiento, sin embargo, el chakra cervical está tan estrechamente unido con el chakra del cuello que lo hemos integrado en la interpretación de este último.

El quinto chakra conforma también una unión importante de los chakras inferiores con los centros de la cabeza. Sirve como puente entre nuestro pensamiento y nuestro sentimiento, entre nuestros impulsos y las reacciones que tenemos a los mismos, y transmite simultáneamente los contenidos de todos lo chakras al mundo exterior. A través del chakra del cuello manifestamos todo lo que vive en nosotros, nuestra risa y nuestro llanto, nuestros sentimientos de amor y de alegría o de angustia y de ira, nuestras intenciones y deseos, igualmente nuestras ideas, intuiciones y nuestra percepción de los mundos interiores.

La culpa reprimida se acumula en forma de cólera y sobrecarga el chakra. Finalmente esta acumulación de cólera reprimida da paso a la negatividad. La pesada carga de este chakra ejerce presión sobre el chakra inferior.

Este es un centro muy, muy importante y su función, como hemos dicho, es la comunicación. Por ejemplo, cuando hablamos, nos comunicamos. También a través de nuestras manos; nos damos la mano, tocamos a alguien y podemos comunicarnos aunque no hablemos. Cuando nos sentimos excesivamente responsables, este centro se estropea.

EL CHAKRA FRONTAL – AGNYA (Tercer Ojo) (6º)

El sexto chakra se encuentra situado un dedo por encima de la base de la nariz, en el centro de la frente. Se abre hacia delante. Se encarga del perdón y la comprensión, y permite trascender de la consciencia mental pensante a la consciencia espiritual sin pensamiento (en Sánscrito Irvichara). El mejor exponente del perdón es Jesús, sus últimas palabras: “perdónales porque no saben lo que hacen”, son el mejor ejemplo de perdón. Cuando este chakra se abre, entendemos el verdadero significado del perdón, al igual que nos hacemos conscientes del mal que nos hace el odio y el rencor. Estos últimos son incompatibles con la paz y el amor a los que un ser humano aspira desde el interior noble de su Espíritu.

Se localiza a nivel del quiasma óptico, formado por el cruce de los nervios ópticos en la base del cráneo. Regula ojos, la visión, así como las glándulas pituitaria, hipófisis y pineal, pensamientos, rostro, oídos, senos paranasales, cerebelo, sistema nervioso central, todos los sentidos así como la forma de perfección extrasensorial.

  • Color: Añil, también amarillo y violeta.
  • Número de pétalos/subplexos: Dos de cuarenta y ocho = noventa y seis pétalos.
  • Función sensorial: Todos los sentidos, también en forma de percepción extrasensorial.
  • Su Mantra: KSHAN
  • Gemoterapia: Lapislázuli, sodalita y zafiro añil.
  • Aromaterapia: Menta y jazmín.

Sus cualidades son el perdón y la compasión. Cuando la Kundalini lo atraviesa, relaja nuestra mente y produce una disminución de los pensamientos, pudiendo llegar a alcanzarse un estado especial de consciencia al que denominamos “Consciencia sin pensamientos”, en el cual uno percibe su verdadero Ser.

A través del sexto chakra se consuma la percepción consciente del Ser. En él se asienta la fuerza psíquica superior, la capacidad intelectual de diferenciación, la capacidad del recuerdo y de la voluntad; y a nivel físico es la central de mandos suprema del sistema nervioso central.

El Agnya es la estrecha puerta que, a través del cual la atención normalmente no puede pasar, es imposible. Es un pasaje muy estrecho en el que el ego y el superego se encuentran y se cruzan y no queda espacio para que la Kundalini pase. Por tanto hay que pasar a través de este tercer ojo, hay que penetrar en él a través del despertar de la Kundalini. Es un pasaje tan cerrado, que, de hecho, es la puerta del área límbica que, a su vez, es el reino de Dios.

Es el chakra del perdón, la humildad y la compasión. El perdón es el poder de abandonar la ira, el odio y el resentimiento, y de descubrir, con humildad, la nobleza y la generosidad del Espíritu. Una vez que se empieza a ver que si no se perdona a los demás en realidad no se hace daño a nadie excepto a uno mismo, uno comienza a darse cuenta de que perdonar no solo es sabio y generoso, sino también muy práctico y pragmático. Al perdonar se empieza a sentir una tremenda sensación de paz y alivio. La personificación del perdón fue Cristo, el cual, nos dio un poderoso mantra: “… perdona nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores”. El perdón funde el Ego, todos los condicionamientos, las falsas ideas del racismo y nacionalismo y las falsas identificaciones.

En este centro nuestros pensamientos los controlamos nosotros. Podemos controlarlos. Si queremos podemos pensar; sino, no pensamos. En el silencio sentimos nuestra paz, y si nos encontramos entre una gran multitud o con muchos problemas, de repente pasamos a ser el testigo. Comenzamos a verlo todo, vemos el problema, de que se trata. Hasta que no veamos con claridad el problema, no podemos solucionarlo. Cuando estamos dentro del problema es cuando nos sentimos molestos, pero si estamos fuera es verlo con claridad y esto es lo que ocurre cuando entramos en Consciencia sin pensamientos.

Un animal no puede proyectar. El ser humano tiene la habilidad de proyectar cosas que no existen en la realidad. Por ejemplo, un pintor puede proyectar algo en abstracto y luego plasmarlo en el lienzo. Un arquitecto concibe una idea y luego desarrolla el diseño. Por medio de este poder hemos aprendido a jugar con nuestra mente, a construir castillos en el aire y derrumbarlos. Este es el gran poder de la mente, nos permite movernos en múltiples dimensiones y cruzar muchas fronteras. Sin embargo, a menudo somos victimas de este juego. Y entonces intentamos liberarnos. A esta representación o drama se le llama ilusión o “maya”.

A través del sexto chakra se consuma la percepción consciente del Ser. En él se asienta la fuerza psíquica superior, la capacidad intelectual de diferenciación, la capacidad del recuerdo y de la voluntad; y a nivel físico es la central de mandos suprema del sistema nervioso central. Su auténtico color es el añil claro, pero también pueden detectarse matices amarillos y violetas. Estos colores indican sus distintas formas de funcionamiento en diferentes planos de consciencia. El pensamiento racional o intelectual, puede hacer surgir aquí una radiación amarilla. Un azul oscuro transparente apunta a la intuición y a procesos de conocimientos integrales. La percepción extrasensorial se muestra en un matiz violeta.

Cualquier realización en nuestra vida presupone pensamientos e ideas que pueden ser alimentados por patrones emocionales inconscientes, pero también por el conocimiento de la realidad. A través del tercer ojo estamos unidos con el proceso de manifestación mediante la fuerza del pensamiento. Todo saber que se manifiesta en la creación, existe en forma pura y no manifestada, de forma similar a como en una simiente en estado latente están contenidas todas las informaciones de las que surgirá la planta. La física cuántica llama a este ámbito el campo unificado o el ámbito de la menor excitación de la materia.

En nosotros, los hombres, están contenidos todo los planos de la creación, desde el ser puro, hasta la materia compacta, y vienen representados por los diferentes planos de vibración de los chakra. Así, el proceso de manifestación se consuma en nosotros y a través nuestro.


EL CHAKRA CORONA – SAHASRARA (7º)

El séptimo centro o chakra integra los seis anteriores con todas sus cualidades y aspectos. Se encuentra situado en el punto supremo, encima de nuestra cabeza y en el centro. Se abre hacia arriba. Representa el último escalón en la evolución de la consciencia humana. La humanidad en su globalidad se encuentra ante la posibilidad de despertar este chakra. El chakra corona nos da la percepción directa de la realidad, conseguida mediante el despertar espontáneo de la Kundalini.

  • Color: Violeta, también blanco y oro.
  • Número de pétalos: Mil
  • Principio básico: Ser puro
  • Mantra: OM
  • Gemoterapia: Amatista y Cristal de Roca.
  • Aromaterapia: Olibano (incienso) Loto.

Todo el instrumento sutil esta integrado en el chakra corona; cada chakra tiene su asiento aquí. Cuando la atención y la atención suben a este chakra, se entra en una nueva dimensión de consciencia. Se va más allá de lo relativo, hacia lo absoluto. Se asciende por encima de los tres canales del sistema sutil, más allá del presente, del pasado y del futuro, se entra en un estado sin tiempo y se experimenta el gozo interno y la paz del Espíritu. Al perder el ego y los condicionamientos se disfruta de la dicha del Divino. Este es un lugar celestial, mucho más allá de cualquier imaginación fantástica.

De forma similar a como la luz incolora reúne todos los colores del espectro, en el chakra supremo se reúnen todas las energías de los centros inferiores. El chakra corona es la fuente y punto de partida para la manifestación de todas las restantes energías de los chakras. Aquí estamos unidos con el Ser Divino, sin atributos y amorfo, que contiene en sí todas las formas y atributos no manifestados.

Como hemos visto, la apertura y armonización de los chakras descritos hasta ahora pueden transmitirnos una gran plenitud de conocimiento, experiencias y capacidades. Pero sin la apertura del chakra corona siempre tendrás la sensación de separación de la plenitud del ser, y por ello no estarás totalmente libre de la angustia. Por esta angustia, en los chakras se seguirá manteniendo un resto de bloqueos residuales. Los chakras no podrán desplegar toda la amplitud de sus posibilidades, y las energías individuales no vibraran en perfecta consonancia con la intención del creador, y, por lo tanto no habrá plena armonía entre ellas.

Cuando la Kundalini alcanza el corona comienzan a abrirse los mil pétalos de este chakra y la iluminación empieza a manifestarse. Se puede experimentar una pulsación sobre el hueso de la fontanela, seguido de un sutil flujo de vibraciones frescas. La Kundalini une la consciencia individual con la consciencia universal. El Alma individual (Atma), se conecta con el Espíritu Supremo (Paramatma). De repente, uno se siente conectado con la corriente universal de vibraciones, con el gozo sutil que está presente en la naturaleza.

La apertura de este chakra se conoce como segundo nacimiento. El nacimiento de un ser humano se puede comparar al nacimiento de un huevo, y la realización, a la rotura de ese huevo y al nacimiento del polluelo. Por eso se suele regalar un huevo en Semana Santa, para simbolizar el estado durmiente del hombre.

La Kundalini despierta al ser humano a dimensiones desconocidas, entramos en el consciente colectivo, uno es parte del todo. Tu consciencia está completamente en calma y distendida, y en la calma vives tu auténtica esencia como el ser puro omnipresente, en el que existen todas las cosas. A medida que se va desplegando el chakra corona es más frecuente la aparición de estos momentos, y cada vez se experimentan con mas claridad, hasta que se convierten en una realidad permanente.

Cuando tu ser esté maduro para ello, esta iluminación definitiva puede aparecer súbitamente, y no existe camino de regreso en tu evolución. Tienes la sensación de haber despertado de un largo sueño y de estar viviendo la realidad solo ahora. El dominio de la Ilusión (Maya) desaparece. En tu camino hasta allí te has convertido en un recipiente vacío, en cuyo receptáculo vacío se ha vertido el ser divino hasta ocupar su último rincón. Al establecernos en este nivel de consciencia podemos mantener este estado durante el resto de nuestra vida. Ahora sabes que esto es tu auténtica esencia, la única realidad permanente. Y tu "YO" individual se ha convertido en el "YO" universal.

Cuando el ser humano conecta con el infinito se vuelve infinito. Los sabios lo han descrito poéticamente como la unión del amante con la amada. Buda lo llamó el Vacío, Mahavira el Nirvana, lo Vedas lo llamaron Moksha y Cristo el Reino de los Cielos.


miércoles, 23 de enero de 2008

NUESTRO “SER” - Cuerpo Físico


Todos lo conocemos, es la parte física en la cual tenemos o creemos tener todos nuestros sentidos por los cuales somos capaces de entender lo que creemos que somos, ya que nuestros cinco sentidos nos nutren del conocimiento suficiente al nivel en que vivimos para entender lo que somos. Es sobre esta parte del Ser, sobre la que el hombre ha estado trabajando desde siempre, ignorando las otras partes que son, a mi entender, las partes fundamentales e imprescindibles para la evolución del mismo.

Pero el cuerpo físico es fundamental para la evolución de las otras partes, ya que es en este cuerpo y a través de él donde se aprende con las vivencias de cada vida las enseñanzas que nos permitirá ir avanzando en el camino de la evolución, y es a través de él por donde el Alma (Cuerpo etérico) y el Espíritu, este último con sus tres estructuras de Cuerpo emocional, Cuerpo Mental y Cuerpo espiritual canalizan sus enseñanzas y viceversa, permitiendo la evolución de unos y otros.

La parte del Ser, menos desarrollada, más burda, es el cuerpo físico, el cual está dotado de cinco sentidos y unas actitudes físicas que se desarrollan en el pensamiento, palabra y obra, cada una de ellas más sutil que la otra, pero no por ser menos importante carecen de una vibración y de su consecuente frecuencia vibratoria.

El ser humano normalmente valora lo recibido, ya sea bueno o malo, si el individuo en cuestión emplea la palabra o la obra (un insulto/piropo o un puñetazo/beso) para dirigirnos a nosotros. Pero nunca da importancia, ni valora, lo que pueda estar pensando nuestro interlocutor, ya que pensamos, si llegamos ha hacerlo (cosa rara) que nos da igual lo que este pensando,” al fin y a la postre con el pensamiento no nos hace daño”. CRASO ERROR, el pensamiento es la mayor fuerza de la que está dotado el cuerpo físico, el hecho de no ver en el momento las consecuencias de los pensamientos ya sean positivos como negativos dirigidos a nosotros, no quita la importancia, valor y poder que tienen.

La energía que actúa detrás de la manifestación material del cuerpo y sus funciones y capacidades está compuesta por un sistema energético complejo, sin el cual no podría existir el cuerpo físico. Este sistema energético está formado por tres componentes fundamentales:

1. Los cuerpos no materiales o cuerpos energéticos.

2. Los chakras o centros energéticos.

3. Los nadis o canales de energía.

En este sistema los nadis constituyen una especie de arterias intangibles. La palabra «nadi» procede del sánscrito y significa «tubo», «vaso» o «arteria». Su función consiste en conducir el «prana» o energía vital a través del sistema energético no material.

La palabra sánscrita «prana» puede traducirse por «energía absoluta». En el ámbito cultural chino y japonés esta fuerza vital universal se denomina «chi» o «ki». Representa la fuente original de todas las formas energéticas y se manifiesta en diferentes áreas existenciales mediante frecuencias distintas. Una de sus manifestaciones es la respiración, una de las formas por las que podemos absorber «prana» dentro de nosotros.

La conciencia de toda forma viva depende de las frecuencias del «prana» (energía vital) que puede absorber y almacenar. Así, por ejemplo, en los animales encontramos gamas de frecuencia más bajas que en el hombre, y en los hombres desarrollados hallamos frecuencias superiores a las que encontramos en personas que se encuentran al principio de su desarrollo.

A través de los chakras, los nadis (arteria o canal) de un cuerpo energético están unidos con los nadis del cuerpo energético vecino. Algunos textos indios y tibetanos antiguos mencionan el número de 72.000 nadis; otros escritos históricos hablan de 350.000 nadis. Los canales energéticos mas importantes son: "sushumna" (central), "ida" (izquierdo) , "pingala" (derecho) , de los cuales hablaremos ampliamente en el próximo artículo sobre el Sistema Sutil.

NUESTRO “SER” - Cuerpo Físico (Sistema Sutil)


Sistema Sutil

El sistema sutil, ha sido documentado en la India durante miles de años, consiste en siete centros de energía (Chakras), tres canales energéticos (Nadis) que van desde la base de la columna vertebral hasta la parte superior de la cabeza hueso de la Fontanela y La Kundalini (energía interior).

Tenemos 7 chakras principales, 144 secundarios y aproximadamente más de 300 en todo el cuerpo, algunos escritos orientales hablan de 80.000 chakras, anatómicamente, vienen representados por plexos nerviosos, constituidos por una agrupación de neuronas encargadas de regular un conjunto de órganos. Pueden obstruirse por factores físicos (drogas, alcohol, tabaco....), psíquicos (miedo, culpa, rencor...) o sutiles (falsos maestros, mantras inadecuados....).

A nivel físico los chakras corresponden a los plexos de nuestro sistema nervioso central regulando cada uno de ellos diversos órganos físicos. “Chakra” significa “rueda” en Sánscrito porque los chakras giran, en el sentido de las agujas del reloj. Los chakras también se comparan con las flores de loto: cada chakra tiene un número distinto de “pétalos”, los cuales corresponden al número de subplexos del plexo físico. En su ascenso La Kundalini (energía Divina) los va limpiando y equilibrando.

Los tres canales del Sistema Sutil son, en lengua sánscrita, el Ida Nadi, Pingala Nadi y Shushumna Nadi (Nadi, en sánscrito significa arteria, tubo o canal).

Ida Nadi

El Ida Nadi es el lado izquierdo, el canal de la Luna. Nos da el poder de las emociones en su estado puro, proporcionando las cualidades de gozo profundo, amor puro, compasión y habilidades artísticas. Este lado es el más femenino de hombres y mujeres, representa el poder del deseo. Los problemas típicos del lado izquierdo son el apego emocional, la depresión, la baja autoestima, pereza o inercia, el sentimiento de culpa o el letargo, comportamiento y hábitos rituales. Este canal cuida de nuestros sistema nervioso simpático izquierdo.

Pingala Nadi

El Pingala Nadi es el lado derecho, el canal del Sol, cuida de nuestro sistema nervioso simpático derecho. Da poder a nuestra mente racional, que nos permite aprender y obtener la fuerza necesaria para superar los problemas mediante el esfuerzo, responsable del aspecto físico. Es el lado más masculino de los hombres y mujeres, representa el poder de la acción. Como seres humanos, podemos ser propensos a problema del lado derecho, tales como un comportamiento egoísta y dominante, arrogancia, orgullo, ira, odio, lujuria y estrés.

Shushumna Nadi

El Shushumna Nadi, el canal central, es el equilibrio de los otros dos canales. Cuida de nuestro sistema nervioso autónomo, el cual se ocupa de las acciones automáticas como el latido del corazón y la digestión, acciones que nuestro cuerpo hace por nosotros, aunque no nos demos cuenta de como lo hace. Proporciona la energía para la creatividad, la mente racional, los pensamientos futuristas, la energía física y el dinamismo. La meditación diaria nos lleva a un enfriamiento del canal del Sol y a un calentamiento del canal lunar, consiguiendo así un estado de equilibrio en el que la atención deja de pasar de un canal al otro, entre el pasado y el futuro, de la tristeza a la euforia, de la hiperactividad al letargo, y permanece siempre en el centro y es el que posibilita nuestra evolución como seres humanos.

Este sistema energético está alimentado por una energía, conocida desde antiguo con el nombre de KUNDALINI, energía primordial o divina, que reside enroscada en forma de una espiral de tres vueltas y media en el hueso sacro, circula libremente por los canales laterales, Ida y Pingala, pero no puede hacerlo por el canal central o Sushuma, debido a que este presenta una discontinuidad en su parte media llamado VACIO entre los chakras segundo y tercero. La elevación de la Kundalini por la columna vertebral va a posibilitar la activación energética de los chakras, eliminando las obstrucciones y liberándonos de nuestros problemas físicos, emocionales y mentales, dándonos un equilibrio con nosotros mismos, nuestro entorno, así como el despertar pleno de conciencia.

Los chakras son nudos conformados por las energías de los canales. Cada uno define ciertos comportamientos, cualidades y funciones de nuestro psiquismo. A nivel físico, los chakras manejan los sistemas circulatorios, digestivos, etc., los órganos, las glándulas y los plexos nerviosos (sistema nervioso autónomo).

Es muy importante para nuestro bienestar un correcto entendimiento de lo que puede afectar a cada chacra, ya que cada pensamiento y acción influye en la sensibilidad y funcionamiento de estos centros.

Los chakras y los canales padecen las agresiones externas e internas, manejan todo hasta su saturación, generando entonces desequilibrios en los niveles físicos, emocional y mental (enfermedades).

Cada chakra tiene diferentes cualidades. Despertando estos chakras, podemos despertar y aumentar estas cualidades en nuestro interior, como la diplomacia, la compasión, la sabiduría y la creatividad, las cuales nos hacen personas más equilibradas e integradas. Quizás mas importante aun, nuestros chakras despiertos nos dan gozo y paz.


NUESTRO “SER” Cuerpo Etérico o Alma

Cuerpo etérico (aura) de la hoja

Es el cuerpo sutil (etérico) que junto con el cuerpo físico emana del Espíritu, cuando decide una nueva reencarnación, dota al cuerpo de toda la energía sutil que va a permitir vivir y desarrollarse al cuerpo físico. Es la unión o conexión entre el Espíritu y sus cuerpos, y el cuerpo físico.

Este cuerpo va a recibir todas las experiencias que tendrá el cuerpo físico, en él se fijarán todas las enseñanzas, ya sean positivas o negativas y las trasmite a los cuerpos superiores y viceversa. Transmite al cuerpo emocional y al cuerpo mental las informaciones que recogemos a través de los sentidos corporales, y simultáneamente transmite energías e informaciones desde los cuerpos superiores al cuerpo físico.

Cuando el cuerpo etérico está débil, este flujo de energías e información se encuentra obstaculizado y el hombre puede parecer indiferente tanto en el plano emocional como en el mental. Este cuerpo es un doble completamente exacto al cuerpo físico, al estar dotado de una energía más sutil que el físico y al ser el activador del mismo, es al que debemos dirigirnos para tratar de curar al físico, ya que es a través del cuerpo etérico (Alma) como más eficazmente se puede curar el cuerpo físico.

Atrae la energía procedente del Sol a través del chakra del plexo solar y energías vitales de la Tierra por el chakra raíz, acumula estas energías a través de los nadis (canales) y los chakras y las conduce al cuerpo físico en flujos constantes e ininterrumpidos. Estas dos energías mantienen un equilibrio vivo en las células corporales.

Cuando este cuerpo está saturado ó lleno de energía, la energía sobrante la expulsa a través de los poros de la piel y de los diferentes chakras, sale en una especie de filamentos rectos, hasta una distancia de unos 5 o 7 centímetros de longitud alrededor del cuerpo y forma el aura etérica que es la primera fracción de lo que es el aura total. Forma como un manto protector, impidiendo a los gérmenes patógenos y energías contaminantes penetrar en el cuerpo y simultáneamente irradia un flujo constante de energía vital hacia el entorno.

Todo esto significa que el cuerpo físico está totalmente protegido del exterior, siendo las enfermedades que atacan al hombre culpa del propio hombre. Los pensamientos y emociones negativos, así como una forma de vida desordenada tanto en el emocional como en el tema alimenticio (sobreesfuerzo, alimentación insana, alcohol, nicotina, drogas, falta de descanso, estrés, etc., etc. ), consumen energía vital etérica, por lo que la irradiación energética pierde fuerza, vigor e intensidad provocando zonas débiles y desordenadas, apareciendo los filamentos que salen de los poros, doblados y cruzados unos con otros, generando “agujeros” o heridas en el aura etérica por los que penetran en el cuerpo vibraciones negativas y bacterias que nos pueden provocar enfermedades.

Debido a esta estrecha relación existente entre el estado del cuerpo físico y la radiación energética del cuerpo etérico, a menudo se habla también de un aura de la salud. Antes de manifestarse en el cuerpo físico, la enfermedades se manifiestan en el aura etérica y pueden ser detectadas y tratada en este plano. La denominada fotografía Kirliam consiguió hacer visible, por primera vez, esta radiación energética, propia de cada ser vivo. Basándonos en este invento, se han hecho diagnósticos muy precisos y se han detectado enfermedades incluso cuando aún se encontraban en fase latente.

El cuerpo etérico y con él el cuerpo físico, reaccionan de forma muy intensa a los impulsos mentales que proceden del cuerpo mental. Precisamente por eso estriba la razón de los éxitos del pensamiento positivo en el tratamiento de las enfermedades. Un pensamiento positivo puede favorecer extraordinariamente la superación de una enfermedad.

Este cuerpo etérico se forma de nuevo en cada reencarnación JUNTO CON EL NUEVO CUERPO FISICO y se disuelve al cabo de varios días después de la muerte física.

EL ESPÍRITU

Es la parte del Ser más importante ya que primero es eterno, segundo almacena todas las vivencias y enseñanzas que ha tenido durante todas sus vidas, tercero es la parte del Ser que esta más cerca del Creador, de hecho es la que dota al Cuerpo Etérico (Alma) y al Cuerpo físico de toda sus identidades, es la que tiene la conciencia plena de lo que ha sido. Tiene conciencia de todas sus posibilidades y realidades y a la vista de las mismas decide sus reencarnaciones.

Es la parte que un día salió de DIOS, viajará por toda una ETERNIDAD, para volver de nuevo junto a su Creador, después de haber renacido en miles de reencarnaciones que le permitirán conocer todas y cada una de las enseñanzas y comprender la Obra de nuestro Creador.

El Espíritu tiene tres cuerpos que perviven en él mientras sean necesarias reencarnaciones para seguir evolucionando, se integran con el nuevo físico en el momento de decidir una nueva reencarnación y sobreviven al cuerpo físico y lo seguirán haciendo hasta que ya no tenga la necesidad de crearlos para seguir evolucionando. Como anteriormente ya he mencionado estos tres cuerpos son:

  • Cuerpo Emocional o Astral
  • Cuerpo Mental
  • Cuerpo Espiritual o Causal.

El ESPÍRITU: El cuerpo emocional o astral


El cuerpo emocional también llamado Cuerpo astral, es el portador de nuestros sentimientos, de nuestras emociones y de las cualidades de nuestro carácter, ocupa el mismo espacio que el cuerpo físico. Su contorno varia según el desarrollo de la persona, en una persona poco desarrollada está poco delimitado, se presenta como una sustancia nebulosa que se mueve de forma caótica y desordenadamente en todas direcciones. Cuanto más desarrollada esté una persona en la definición de sus sentimientos, sus simpatías y las cualidades de su carácter, tanto y más claro y transparente se manifestará su cuerpo emocional.

El aura del cuerpo emocional presenta una forma ovalada y puede extenderse varios metros en el entorno de la persona. Toda emoción en el físico, se irradiará en el aura a través del cuerpo emocional, este proceso se efectúa a través de los chakras y en menor medida a través de los poros de la piel.

Junto a las peculiaridades del carácter se van a originar sentimientos y estímulos dentro del ámbito de las emociones, y se reflejarán en el aura emitiendo un juego impresionante de colores irisados que cambian con toda clase de matices. Por ejemplo, la furia, la opresión y las preocupaciones generan en el aura figuras nebulosas oscuras. Cuanto más abre la conciencia al amor, la entrega, la alegría, más claros y transparentes son los colores que irradia su aura emocional.

Ninguno de los otros cuerpos no materiales, marca con tanta fuerza como el cuerpo emocional la visión del mundo y de la realidad del hombre medio. En el cuerpo emocional se hallan almacenadas, entre otras, todas nuestras emociones no liberadas, las angustias, las agresiones conscientes e inconscientes, las sensaciones de soledad, rechazo, falta de confianza, etc.

Aquí es donde se produce el principio de la polaridad (atracción mutua), de tal manera que las vibraciones que emitimos atraerán otras de la misma vibración uniéndose con ellas.

Esto significa que, a menudo, nos encontramos con personas y circunstancias que reflejan lo que queremos evitar o de lo que queremos librarnos conscientemente o que tememos. De esta forma, el entorno nos sirve de espejo de todos aquellos temores o circunstancias que hemos relegado desde el consciente al inconsciente. Los sentimientos no liberados aspiran a mantenerse con vida y a crecer en lo posible, así nos llevan a repetir una y otra vez las situaciones que se encargan de repetir las vibraciones emocionales originales, ya que las mismas les sirven de alimento.

La frecuencia de la angustia en una persona, atrae situaciones en las que ve confirmada una y otra vez su angustia. Si esta persona encierra en si agresiones, siempre encontrará personas que exterioricen vibraciones de furia y agresión.

El pensamiento consciente y los objetivos mentales del cuerpo mental tienen poca influencia sobre el cuerpo emocional, que sigue sus propias leyes. El cuerpo mental puede dirigir el comportamiento hacia el exterior, pero no suprimir las estructuras emocionales inconscientes. Siempre se ha dicho que hay personas que actúan o reaccionan de una forma más mental y otras que lo hacen más visceralmente.

Así, por ejemplo, una persona puede aspirar conscientemente al amor o al éxito, e inconscientemente irradiar frecuencias energéticas contradictorias de celos y falta de confianza que le impedirán alcanzar su objetivo consciente.

Las estructuras emocionales continúan existiendo a través de las diferentes reencarnaciones, siempre que no se liberen, puesto que el cuerpo emocional perdura después de la muerte física y se une a la reencarnación con el nuevo cuerpo físico. LAS EXPERIENCIAS NO LIBERADAS ALMACENADAS EN EL CUERPO EMOCIONAL DETERMINAN EN GRAN MEDIDA LAS CIRCUSTANCIAS DE LA NUEVA VIDA.

Cuando hayamos comprendido realmente y de una vez por todas estas relaciones, debemos cesar obligatoriamente de vernos en el “ papel de víctimas” y de atribuir la culpa de nuestras debilidades y miserias a otras personas o a las circunstancias. Eso significa ya una gran liberación, puesto que entonces ya sabemos que gran parte de nuestro destino lo tenemos en nuestras propias manos Y PODEMOS EMPEZAR A CAMBIAR NUESTRA VIDA, CAMBIÁNDONOS A NOSOTROS MISMOS.

La mayor parte de los nudos emocionales, del cuerpo emocional, se encuentran localizados en el chakra del plexo solar. Este chakra es en el que quedan grabadas en gran parte las emociones a través de la vivencia directa.

Una disolución de las estructuras emocionales solo puede producirse con la bendición de nuestro YO SUPERIOR, permitiendo al mismo tiempo conocer las relaciones interiores partiendo de la visión universal y holística de dicho yo. Este vínculo lo establecemos a través de los chakras del corazón y corona.

El YO SUPERIOR, no enjuicia, no divide las experiencias en buenas o malas. Nos indica que tenemos que vivir determinadas experiencias solo para comprender QUÉ sentimientos y acciones tiene como consecuencia una separación de la mente DIVINA original, causando sufrimiento y para comprender y entender las leyes cósmicas del equilibrio natural. En los ámbitos de la vida en los que hoy nos consideramos víctimas, en anteriores reencarnaciones con gran frecuencia, fuimos autores.

Cuando las vibraciones de nuestro cuerpo espiritual se unen con el cuerpo emocional y lo penetra, éste empieza a vibrar más rápidamente y empieza a expulsar las energías negativas almacenadas que tienen frecuencias menores. Con ello perdemos el recuerdo emocional o “enganche” que nos habían producido, y podemos perdonarnos a nosotros mismos y a los demás.

Por supuesto, a medida que el cuerpo emocional se deshace de las vibraciones negativas, comienza a irradiar profundos sentimientos de amor y de alegría incondicional. El aura luce con los colores más claros, intensos y transparentes, y los mensajes que emite en su entorno atraen la felicidad y el amor.

NUESTRO “SER” - El Espíritu: Cuerpo Mental


Nuestros pensamientos e ideas, y nuestros conocimientos racionales, son portados por el cuerpo mental. Su vibración es mayor que la de los otros cuerpos emocional y etérico y su estructura es menos densa, es de forma ovalada, y en el transcurso de la plenitud de la evolución del hombre, puede ocupar el espacio que ocupa el cuerpo y el aura del cuerpo emocional juntos. Su irradiación se extiende una cuantos metros más.

En una persona poco desarrollada mentalmente, el cuerpo mental tiene la apariencia de una sustancia blanca lechosa. Los pocos colores que tiene son apagados y sin brillo, con una estructura opaca. Cuanto más vivos son los pensamientos y cuanto más profundos son los conocimientos intelectuales de una persona, más desarrollado está el cuerpo mental y los colores que emite su aura son más intensos, claros y luminosos.

Al igual que el cuerpo emocional, el cuerpo mental también posee una octava mayor y una octava menor. Sus frecuencias menores se manifiestan en el pensamiento lineal del entendimiento racional, a través del cual buscan su acceso a la verdad la mayoría de las personas.

Este tipo de actividad racional se basa en las percepciones en el plano físico. Junto a esto, el cuerpo físico y sus sentidos recogen informaciones que transmiten al cuerpo emocional a través del cuerpo etérico, el cuerpo emocional transforma las informaciones en sentimientos y los retransmite al cuerpo mental, que a su vez reacciona ante ellos con la formación de pensamientos verbales.

Con frecuencia y debido a la influencia del cuerpo emocional y a las estructuras no liberadas del mismo, las informaciones se distorsionan y el pensamiento se tiñe. Surgen esquemas mentales recurrentes, a través de los cuales enjuiciamos los acontecimientos de nuestro mundo.

Los pensamientos que surgen en el cuerpo mental por esta vía, generalmente giran entorno al bienestar personal y a los intereses terrenales y mundanos. En este caso, la solución de los problemas es la máxima prioridad del cuerpo mental, sin embargo, esto significa una distorsión de su carácter original y una limitación en sus capacidades.

La autentica misión del cuerpo mental, consiste en recoger las verdades universales que le llegan desde el cuerpo espiritual e integrarlas con el entendimiento racional, que las transfiere a las situaciones concretas y lleva a una solución del problema en consonancia con las leyes universales. Los conocimientos que nos llegan de esta forma, se manifiestan como intuiciones repentinas, a menudo en imágenes o incluso en sonidos que después se transforman en pensamientos verbales.

El acceso a la octava superior del cuerpo mental lo encontramos en la unión del chakra frontal con el chakra corona. Si el cuerpo mental está plenamente desarrollado, se convierte en el espejo del cuerpo espiritual, y el hombre realiza en su vida la sabiduría y el conocimiento integral del Yo superior.


NUESTRO “SER” - El Espíritu: Cuerpo Espiritual o Causal

El cuerpo espiritual, también llamado cuerpo causal es el de mayor frecuencia vibracional de todos los cuerpos energéticos. En personas que aun son demasiado inconscientes en el plano espiritual, se extiende junto con su aura solo un metro aproximadamente alrededor del cuerpo físico.

Por contra, el cuerpo y aura espirituales de personas totalmente despiertas pueden irradiar hasta varios kilómetros de distancia, con lo cual la forma ovalada se transforma en un círculo regular.

El cuerpo espiritual y su aura irradian en los colores más suaves, que al mismo tiempo poseen una fuerza de iluminación indescriptiblemente profunda. Del plano espiritual del ser fluye incansablemente la máxima y más radiante energía hacia el cuerpo espiritual.

A medida que esta energía va transformándose en frecuencias menores, inunda también el cuerpo mental, el cuerpo emocional y el cuerpo etérico, aumentando las vibraciones de estos cuerpos, pudiendo encontrar sus máximas expresiones. Dependiendo del desarrollo de los chakras, podremos percibir conscientemente, absorber y aprovechar esta energía.

A través del cuerpo espiritual experimentamos la unidad interior con toda la vida. Nos une con el ser puro y divino, con la razón original omnipresente de la que surgimos y continúan surgiendo todas las manifestaciones de la creación. Desde este plano tenemos acceso interior a todo cuanto existe en la creación.

El cuerpo espiritual, es esa parte divina que hay en nosotros, que es eterna y que perdura a toda la evolución, mientras los demás cuerpos no materiales se disuelven paulatinamente a medida que el hombre va desarrollándose a través de los niveles de conciencia que exige una existencia en el plano terrenal, en el plano astral (emocional) y en el plano mental.

Sólo a través del cuerpo espiritual es posible conocer la fuente y el destino de nuestra existencia y comprender el autentico sentido de nuestra vida. Cuando nos abrimos a sus vibraciones nuestra vida cobra una calidad completamente nueva. En todas nuestras acciones somos llevados por nuestro YO superior, y nuestra vida manifiesta la sabiduría, la fuerza, la bendición y el amor universal, que representan las cualidades naturales del aspecto supremo de nuestro YO.

Hasta aquí lo que son los cuerpos que componen el SER, o sea nuestra estructura real.

Como ya he dicho antes, el pensamiento es energía y la energía la adquirimos con el conocimiento, que a su vez lo adquirimos con nuestra evolución, que nos va a dotar de una frecuencia vibratoria determinada. En una palabra, conocimiento y evolución, van de la mano. Vamos adquiriendo conciencia poco a poco a través de nuestras reencarnaciones, a mayor conocimiento mayor conciencia, y a mayor conciencia más alta será nuestra frecuencia vibracional.

Todo lo que genere nuestro pensamiento al ser energía, producirá una vibración determinada que como tal puede alterar el estado de las cosas o llevarnos a un estado mental y emocional en el que podamos realizar acciones que solo a través del pensamiento, con su fuerza, las podemos realizar. Las posibilidades, van a ir en relación directa con nuestra vibración, con nuestra evolución, con el conocimiento adquirido en el andar por el camino de las múltiples reencarnaciones. Con la conciencia adquirida.

No hay cosa que más daño haga que la ignorancia, por eso el SER desde que inició el camino de la evolución solo hace que aprender y aprender vida tras vida.

Con la evolución, adquirimos el conocimiento que nos va hacer comprender todo lo que nos rodea, El cuerpo humano, el físico, como energía que es, o como central térmica, necesita energía par seguir viviendo, esa energía como todos sabemos la adquirimos de los alimentos, que a su vez en el maravilloso laboratorio que es el cuerpo humano, los transforma en los nutrientes que necesitamos.

En función de cómo estén los diferentes órganos, así emitirán diferentes vibraciones, que le llegaran a los chakras y viceversa. En función de qué energía llegue a los chakras procedentes de los cuerpos no materiales, que a su vez van a desarrollar las energías y vibraciones de acuerdo, como anteriormente os he explicado, de las sensaciones vividas en el físico.

De esta forma, nuestra salud está condicionada a las vibraciones energéticas que recibamos de los cuerpos no materiales, que a su vez se desarrollan de acuerdo al comportamiento humano a través de nuestros sentidos físicos. Por supuesto el conocimiento de cómo funcionan “nuestros cuerpos”, nos va a reportar mayor salud, inclusive yo diría que el completo conocimiento de nuestro SER, nos otorgaría una salud completa y eterna y no necesitaríamos ayuda externa de ningún tipo.

En el sistema energético del hombre, los chakras sirven de estaciones receptoras, transformadoras y distribuidoras de las diferentes frecuencias del «prana». Absorben, directamente o a través de los nadis, las energías vitales de los cuerpos energéticos no materiales del hombre, de su entorno, del cosmos y de las fuentes que son el fundamento de cualquier manifestación, la transforman en las frecuencias que necesitan las diferentes áreas del cuerpo físico o de los cuerpos inmateriales para su conservación y desarrollo, y la retransmiten a través de los canales energéticos. Además, irradian energías al entorno. Mediante este sistema energético, el hombre efectúa un intercambio con las fuerzas que actúan en los diferentes planos del ser, en su entorno, en el universo y en la base de la creación.

Las emociones viajan a través de los distintos sistemas del orgnismo, que son más físicos, pero se conectan a través de conexiones en los axones de las terminaciones nerviosas de una forma parecida a un mecanismo eléctrico, pues son impulsos de esta naturaleza que comunican entre si las distintas emociones surgidas del sistema hormonal que está conectado a través de los meridianos de acupuntura chinos, o Nadis, con los chakras o centros de energía.

Los pensamientos, a través de los impulsos nerviosos, generan una imagen en el cerebro, que produce una activación de un centro energético o chakra que activa una emoción principal, una glándula endocrina y a través de uno de los sistemas del cuerpo va a un determinado órgano. Todo este mecanismo, ocurre en fracciones de segundo. Las emociones que no se liberan o que no están asimiladas, se bloquean y empiezan a producir una afluencia de tóxicos y bloqueos energéticos que generan molestias y finalmente enfermedades.

A medida que el Ser evoluciona, la comprensión de lo que somos en realidad va en aumento, dotándonos a la parte más burda, la física, del conocimiento suficiente para comprender y sobre todo para sanarlo.

Palabras como: vibración, chakra, energía, cuerpo sutil, etérico, etc., son nuevos adjetivos, conceptos o términos que vamos incorporando sin darnos cuenta, a nuestro vocabulario habitual. Todo ello va en función de una de las siete leyes fundamentales, la de Causa y efecto, ya que no son casualidades. La palabra casualidad es una deformación de la palabra causalidad, CAUSA Y EFECTO. Creo que es debido a que estamos evolucionando y se manifiesta poco a poco con nuevos conceptos a los cuales nos vamos adaptando al comprobar que puede haber nuevas realidades.

A través del pensamiento podemos generar tal energía, que la podemos enviar a cualquier parte del Universo y curar a distancia, lo cual lo he podido comprobar personalmente con pacientes nuestros.

Todo es energía, los mantras de lo orientales en sus rezos y plegarias, no es otra cosa que energía, la vibración que genera la energía producida por unas palabras o sonidos determinados, lográndose efectos que de otra forma no se lograrían.

Somos bidimensionales, en el plano físico y multidimensionales en el plano etérico, con el físico estamos en un sitio y con la mente, solo podemos estar en otro. Pero ¿Dónde está el yo real? ¿Dónde el físico o donde el pensamiento? Yo creo que la mente es la que manda al físico, precisamente por ser mucho más sutil que este. Una forma mental la podemos trasladar al instante a donde queramos, ya que en el momento de cambiar de pensamiento, cambiamos de lugar, solamente podemos mantener nada mas que uno. Haced la prueba.

Me podría estar horas desarrollando todo lo anteriormente expuesto, pero resumiendo A medida que el Ser evoluciona, no solo va a evolucionar su intelecto, sino que sus reencarnaciones, irán poco a poco siendo mas perfectas, de tal guisa, que sus cuerpos no materiales también serán más perfectos lo que redundará en una emisión /recepción de energías mas sutiles, que dotaran al nuevo cuerpo físico de mayor perfección, en una palabra: CUERPOS FISICOS MAS SANOS Y TODO DEBIDO A UNA EVOLUCION MAYOR Y AL CONOCIMIENTO DE NUESTRO VERDADERO CUERPO.